NY Report News
Image default
Chiapas (Mexico)Ciudad Juarez Migrant Center Fire (March 2023)Funerals and MemorialsGuatemalavis-photo

Los guatemaltecos fallecidos en el incendio en México fueron sepultados en casa

Nadie esperaba que regresaran tan rápido.

La semana pasada, los restos de 17 guatemaltecos que murieron en un incendio en un centro de migración cerca de la frontera con Estados Unidos fueron trasladados a casa, donde se declararon tres días de duelo nacional. Estaban entre las 40 personas que fallecieron en marzo en Ciudad Juárez, México, cerca de la frontera con Texas.

No es la primera vez que el presidente de Guatemala declara un periodo de luto similar. Lo ha hecho al menos dos veces antes: en diciembre de 2021, cuando al menos 40 guatemaltecos murieron en un accidente de tránsito en Chiapas, México, y en marzo de ese mismo año, cuando más de una decena de migrantes fueron asesinados a tiros y quemados en Tamaulipas, México.

En lo que va del año, las autoridades guatemaltecas han ayudado a repatriar a 58 ciudadanos fallecidos. En 2022, trajeron de vuelta los cuerpos de 427 personas, 361 de los cuales habían muerto en Estados Unidos. Muchos de ellos eran migrantes que intentaban cruzar la frontera estadounidense.

México ha detenido a cinco personas vinculadas al incendio de marzo. También se espera que la Fiscalía General de México proceda penalmente contra el jefe del Instituto Nacional de Migración.

Abajo, los restos de los migrantes llegaron a una base de la fuerza área en Ciudad de Guatemala el martes por la noche.

Francisco Gaspar Rojche Chiquival, de 24 años, y Miguel Rojché Zapalu, de 40, fueron dos de los hombres sepultados en Chicacao, una comunidad predominantemente indígena en el suroeste de Guatemala. Eran tío y sobrino y habían salido rumbo a Estados Unidos el 19 de marzo.

Dos de las hijas de Miguel atendieron a su velorio.

Sus familiares dijeron que habían tenido que recurrir a préstamos para cubrir las tarifas de los coyotes —contrabandistas de personas— que pedían entre 15.000 a 19.000 dólares por cada migrante. Los hombres habían sido detenidos cerca de la frontera con Estados Unidos y se tenía previsto que fueran deportados a Guatemala.

“Él no pensaba volver en ataúd”, dijo Rosa Elvira Chiquival, la viuda de Miguel, de 37 años. Recordó que la familia salió a abrazarlo la mañana que se fue. Chiquival tiene seis hijos, con edades de entre los 3 y los 15 años. También recordó que les dijo: ‘Tengo que ir por ustedes, para salir adelante’”.

El entierro de Miguel en San Pedro Cutzán.

El entierro de Francisco.

“El presidente de México tiene que buscar a la gente con responsabilidad”, dijo Aurelia Gutiérrez, familiar de Francisco, de 50 años, mientras una banda funeraria tocaba. “Ellos no son ladrones, buscan la manera de sostener a la familia porque aquí, en Guatemala, todas las cosas están caras”.

El velorio de Marcos Abdón Tziquin Cuc, de 21 años, en la aldea de Paquilá.

Familiares y amigos cargando el ataúd de Francisco.

El ataúd de Francisco fue sepultado en el cementerio.

Familiares y amigos durante el funeral de Francisco.

Jody García colaboró con este reportaje.

Elda Cantú es editora de la sección Internacional radicada en Ciudad de México y escribe El Times, un boletín en español. Antes de unirse al diario en 2018 como editora adjunta de The New York Times en Español, vivía en Perú, donde editaba revistas. Proviene de la ciudad fronteriza de Reynosa, México. @eldacantu

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Ecuador trató de frenar la extracción de petróleo y proteger la Amazonía, pero sucedió lo contrario

NY Report News

Libia tras las inundaciones: escenas de un diluvio

NY Report News

A 70 años del armisticio de la Guerra de Corea, la tensión no ha terminado

NY Report News