NY Report News
Image default
Alzheimer's DiseaseBacteriaContent Type: ServiceDementiaDiabetesGums (Mouth)Hygiene and CleanlinessPneumoniaResearchTeeth and Dentistry

La higiene bucal es clave para la salud en general. Este es el porqué

El interior de tu boca es el lugar perfecto para que proliferen las bacterias: es oscuro, cálido, húmedo y los alimentos y bebidas que consumes les proporcionan nutrientes.

No obstante, según los expertos, cuando las bacterias dañinas se acumulan alrededor de los dientes y las encías, corres el riesgo de desarrollar una enfermedad periodontal (o de las encías), que es una infección e inflamación en las encías y el hueso que rodean los dientes.

De acuerdo con Kimberly Bray, profesora de Higiene Dental de la Universidad de Misuri en Kansas City, estas afecciones bucales pueden influir en el resto del organismo.

Por ejemplo, un número creciente, aunque limitado, de investigaciones reveló que la enfermedad periodontal está asociada a una serie de problemas de salud como la diabetes, cardiopatías, infecciones respiratorias y demencia.

Aún no se sabe con precisión cómo afectan las bacterias bucales a la salud en general, explica Bray, ya que la investigación existente es limitada y ningún estudio ha establecido una relación causa-efecto.

Sin embargo, según los expertos, algunas afecciones están más relacionadas con la salud bucodental que otras. Esto es lo que sabemos.

Alrededor del 47 por ciento de las personas mayores de 30 años en Estados Unidos padecen algún tipo de enfermedad periodontal, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés).

En sus primeras fases, denominadas gingivitis, las encías pueden presentar inflamación, enrojecimiento o sensibilidad y sangrar con facilidad. Si no se trata, la gingivitis puede convertirse en periodontitis, un tipo más grave de la enfermedad en el que las encías se retraen, pierdes hueso y los dientes pueden aflojarse o incluso caerse.

Con la periodontitis, las bacterias y sus subproductos tóxicos pasan de la superficie de las encías y los dientes al torrente sanguíneo, por lo que pueden propagarse a otros órganos, explica Ananda Dasanayake, profesor de Epidemiología en la Facultad de Odontología de la Universidad de Nueva York.

Esto puede ocurrir durante una limpieza dental o con el uso del hilo dental, o si tienes un corte o una herida dentro de la boca, explicó Dasanayake.

Bray señaló que, si la inflamación de la boca no se trata, algunas de las proteínas responsables de esta pueden diseminarse por todo el cuerpo y dañar otros órganos.

De todas las asociaciones entre la salud bucodental y las enfermedades, la que cuenta con más pruebas es la que existe entre la enfermedad periodontal y la diabetes, señaló Bray. Además, al parecer, las dos afecciones tienen una relación bidireccional: la enfermedad periodontal parece aumentar el riesgo de diabetes y viceversa, añadió.

Los investigadores aún tienen que entender con exactitud cómo podría funcionar esto, pero, en una revisión publicada en 2017, los investigadores escribieron que la inflamación sistémica causada por la enfermedad periodontal podría empeorar la capacidad del cuerpo para identificar y responder a la insulina.

En otro estudio, publicado en abril, científicos descubrieron que los diabéticos que trataron su enfermedad periodontal redujeron los costos generales de su atención médica entre un 12 y un 14 por ciento.

“Si tratas la enfermedad periodontal, mejoras la diabetes”, afirmó Dasanayake.

Si se inhalan grandes cantidades de bacterias procedentes de la boca y se depositan en los pulmones, puede producirse una neumonía bacteriana por aspiración, explica Frank Scannapieco, profesor de Biología Oral en la Escuela de Odontología de la Universidad de Búfalo.

Este fenómeno se ha observado sobre todo en pacientes hospitalizados o adultos mayores en ancianatos, y resulta preocupante para quienes no pueden utilizar el hilo dental o cepillarse los dientes por sí solos, explicó Martinna Bertolini, profesora adjunta de Odontología en la Escuela de Odontología de la Universidad de Pittsburgh.

Los cuidados dentales preventivos, como las limpiezas dentales profesionales o los tratamientos periodontales con antibióticos, pueden reducir el riesgo de desarrollar este tipo de neumonía, señaló Scannapieco.

En un informe publicado en 2020, un equipo internacional de expertos concluyó que existe una relación significativa entre la periodontitis y el infarto al miocardio, el accidente cerebrovascular, la acumulación de placa en las arterias y otras afecciones cardiovasculares.

Si bien los investigadores no han determinado cómo una mala salud bucodental podría conducir a una peor salud del corazón, algunas pruebas dan a entender que las bacterias periodontales de la boca podrían viajar a las arterias en pacientes con enfermedades vasculares e influir en el desarrollo de la enfermedad.

Un informe de 2012 de la Asociación Estadounidense del Corazón señaló que la inflamación en las encías se ha relacionado con niveles más elevados de proteínas inflamatorias en la sangre que a su vez se han asociado a una precaria salud cardiaca.

Algunas investigaciones también sugieren que tener mejores prácticas de higiene bucal está relacionado con índices más bajos de cardiopatías.

Por ejemplo, en un estudio publicado en 2019, los investigadores revisaron los registros de salud de casi 250.000 adultos sanos que vivían en Corea del Sur y descubrieron que, durante aproximadamente 10 años, aquellos que se cepillaban los dientes con regularidad y recibían limpiezas dentales periódicas tenían menos probabilidades de sufrir eventos cardiovasculares que aquellos que tenían una peor higiene dental, formaron más caries, experimentaron pérdida de dientes o desarrollaron periodontitis.

Varios estudios y revisiones encontraron vínculos entre la enfermedad periodontal grave y los bebés prematuros y de bajo peso al nacer, comentó Dasanayake. Aunque se necesita más investigación para confirmar el vínculo.

En una revisión de 2019, investigadores descubrieron que el tratamiento de la enfermedad periodontal durante el embarazo mejoraba el peso del bebé al nacer y reducía el riesgo de parto prematuro y muerte del feto o del recién nacido.

Además, en un estudio de 2009, los investigadores descubrieron que las bacterias orales podían viajar a la placenta y contribuir a la corioamnionitis, una infección grave de la placenta y el líquido amniótico que podría provocar un parto prematuro o incluso causar complicaciones posiblemente mortales si no se trata.

Las investigaciones también sugieren que las bacterias de la boca pueden activar las células inmunitarias que circulan en la sangre, lo cual provoca una inflamación en el útero que podría afectar a la placenta y a los tejidos fetales.

Existe una investigación de larga data que apunta a que la periodontitis puede inducir partos prematuros en animales como los ratones, y que el tratamiento de estas infecciones puede prevenir el bajo peso del bebé al nacer y los partos prematuros.

Según Scannapieco, los investigadores se interesan cada vez más por el papel de la salud bucal en la demencia, en especial en la enfermedad de Alzheimer.

“Las bacterias que se encuentran en la boca se han identificado en el tejido cerebral de pacientes con alzhéimer”, señaló, lo que implica que podrían representar un papel en la enfermedad.

En una revisión reciente, los científicos señalaron que las bacterias orales (en especial las relacionadas con la periodontitis) podrían afectar al cerebro directamente a través de una “infección del sistema nervioso central” o indirectamente induciendo una “inflamación sistémica crónica” que llega al cerebro.

No obstante, los autores de la revisión escribieron que no hay evidencia de que las bacterias orales por sí solas ocasionen alzhéimer. Más bien, la enfermedad periodontal es solo un “factor de riesgo” entre muchos otros para las personas con propensión a padecer alzhéimer u otros tipos de demencia.

Según Bray, las bacterias orales también se han relacionado con otras afecciones, como la artritis reumatoide y la osteoporosis, y las nuevas investigaciones empiezan a relacionar las bacterias orales con enfermedades renales y hepáticas, así como con el cáncer colorrectal y el de mama.

Pero se necesita más investigación para confirmar todos estos vínculos, dijeron los expertos. Y aún no sabemos si el cuidado dental regular y los tratamientos periodontales pueden ayudar a prevenir o mejorar alguna de las condiciones mencionadas anteriormente, dijo Scannapieco.

La mejor manera de mantener una buena salud bucodental es seguir los consejos clásicos de cuidado dental, como cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental a diario, concluyó Scannapieco.

​​“No todas las personas realmente aprecian su salud bucal, y solo la recuerdan cuando tienen alguna molestia en una muela o algún dolor”, agregó. Pero es importante ser tan diligente y proactivo con la salud oral así como con el ejercicio, la dieta o cualquier otro aspecto del bienestar.

Hannah Seo es becaria de reportería para el Times y cubre bienestar y salud física y mental.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

El medicamento para la diabetes que podría opacar a Ozempic

NY Report News

El reto de la felicidad en siete días

NY Report News

Cómo ayudar a un adolescente angustiado

NY Report News