NY Report News
Image default
AsylumBidenCentral AmericaCoronavirus (2019-nCoV)Illegal ImmigrationImmigration and EmigrationJoseph R JrMexicoRefugees and Displaced PersonsRight ofUnited StatesUnited States Politics and Government

El Título 42 terminará pronto. ¿Qué significa para EE. UU. y para las personas que migran?

No, ni por asomo. En la práctica, la orden de salud pública no podía aplicarse a todos los inmigrantes. Desde que está en vigor, el Título 42 se utilizó aproximadamente un tercio de las veces. La mayoría de las personas expulsadas en virtud de esa regla procedían de México y Centroamérica. Aunque esto significó que millones de migrantes fueron expulsados en virtud del Título 42, a más de 1,8 millones se les ha permitido permanecer temporalmente en el país hasta que comparezcan en un tribunal de inmigración y, en algunos casos, argumenten que se les debe conceder asilo. Bajo el Título 42, las personas también podían cruzar tantas veces como quisiera sin enfrentarse a penas más severas. (Según la ley de inmigración del gobierno, las sanciones aumentan cuando se detiene a una persona que ha cruzado más de una vez).

El gobierno de Biden ha dicho en repetidas ocasiones que la frontera estaba cerrada, pero el hecho de que muchos migrantes hayan podido quedarse incentivó a otros para que emprendieran el viaje hacia Estados Unidos.

Cuando los agentes fronterizos ya no puedan utilizar el Título 42 para expulsar inmediatamente a los migrantes, recurrirán a las leyes habituales para tramitar los cruces no autorizados de la frontera, lo que lleva más tiempo, en parte porque permite que las personas pidan asilo. Esta prolongación de la tramitación administrativa hará que los migrantes permanezcan más tiempo en los centros de internamiento. Y cuando esas instalaciones alcancen su capacidad máxima es posible que las personas sufran condiciones inhumanas al hacinarse bajo los puentes y afuera de los refugios.

En los próximos días y semanas gestionar el elevado número de inmigrantes de forma segura y ordenada será el mayor reto. El gobierno de Biden ha implementado nuevas políticas para disuadir los cruces ilegales —algunas de las cuales han sido criticadas por los defensores de la inmigración—, pero ha hecho poco para abordar el reto de gestionar el elevado volumen de personas que se espera.

Los funcionarios de fronteras se verán obligados a liberar a los migrantes en las comunidades fronterizas con más frecuencia, lo que aumentará la carga de los funcionarios locales y los operadores de refugios para proporcionar apoyo en todo el país. También será más difícil para los migrantes encontrar abogados de asilo que les ayuden a presentar sus casos, pues ya hay escasez de personas que hagan este trabajo.

Pero los funcionarios esperan que en un momento dado sea más fácil, a medida que más migrantes sean sancionados por cruzar la frontera varias veces. Las nuevas medidas del gobierno de Biden están pensadas para restringir aún más el acceso al asilo y crear vías humanitarias legales para otros migrantes, lo que los funcionarios esperan que conduzca también a un menor número de cruces ilegales.

Eileen Sullivan es una corresponsal en Washington que cubre el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense. Anteriormente, trabajó en la Associated Press, donde ganó un Premio Pulitzer en la categoría de reportajes de investigación.


Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Segundo día del juicio penal contra Trump: cinco puntos clave

NY Report News

Los votantes latinos y el Partido Republicano frente a las elecciones

NY Report News

Robert Menendez, auge y caída

NY Report News