NY Report News
Image default
Anxiety and StressDeaths (Fatalities)Depression (Mental)Global WarmingHeat and Heat WavesLithium (Drug)Mental Health and DisordersSchizophreniaSerotonin (Chemical)Suicides and Suicide Attemptsyour-feed-science

Los efectos del calor extremo en la salud mental

Si notas que el calor abrasador e implacable te pone ansioso e irritable, o incluso te deprime, no es tu imaginación. Las temperaturas sofocantes no solo dañan el cuerpo, sino también la mente.

Los científicos afirman que, a medida que las olas de calor se hacen más intensas, frecuentes y prolongadas, también se ha vuelto más importante abordar su impacto en la salud mental.

“En realidad, se ha reconocido el impacto apenas en los últimos cinco años”, afirmó Joshua Wortzel, presidente del comité sobre cambio climático y salud mental de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, comité que se creó hace solo dos años.

“Nuestra comprensión de la biología básica de por qué existe esta relación aún está en pañales”, añadió Wortzel.

Las temperaturas altas están estrechamente relacionadas con un aumento de los suicidios, según los hallazgos de los investigadores. El calor se ha asociado con un aumento de los delitos violentos y las agresiones, las visitas al área de emergencias y hospitalizaciones por trastornos mentales, así como las muertes, en especial entre personas con esquizofrenia, demencia, psicosis y consumo de drogas.

Por cada 1 grado Celsius que aumenta la temperatura, los científicos han calculado que el riesgo de muerte entre los pacientes con psicosis, demencia o consumo de sustancias aumenta casi un 5 por ciento.

Los investigadores han informado un aumento del 0,7 por ciento de los suicidios relacionados con el incremento de las temperaturas y de un 4 a un 6 por ciento de aumento de la violencia interpersonal, incluidos los homicidios.

El calor no solo exacerba sentimientos como la irritabilidad y la ira, sino también enfermedades mentales como la ansiedad, la esquizofrenia y la depresión. Los adultos mayores, los adolescentes y las personas con enfermedades mentales preexistentes son especialmente vulnerables, al igual que las personas sin hogar o de nivel socioeconómico bajo.

El año pasado, un estudio relevante analizó los datos de más de dos millones de personas con seguro médico privado y descubrió que las visitas a urgencias por enfermedades mentales eran mucho mayores durante los cinco o seis días más calurosos del verano, en comparación con los días más frescos de la misma estación.

El aumento fue mayor en las zonas septentrionales de Estados Unidos, quizá porque estas zonas están menos preparadas para hacerles frente a las olas de calor que lugares como el suroeste, señaló Amruta Nori-Sarma, epidemióloga medioambiental de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston, quien dirigió el estudio.

La brecha era evidente en toda una serie de enfermedades mentales, como los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad, los trastornos por estrés, la esquizofrenia, los trastornos por consumo de drogas y las autolesiones. “El calor extremo es un factor de estrés externo que, al parecer, exacerba los síntomas de salud mental de las personas”, aseveró Nori-Sarma.

Es probable que el efecto sea aún más marcado entre las personas que no tienen seguro médico o que tienen cobertura limitada o en las que no tienen hogar, añadió Nori-Sarma.

Los científicos han propuesto varias explicaciones biológicas para la relación entre el aumento de las temperaturas y los trastornos mentales. Al menos algunas de estas enfermedades tienen un origen sencillo: la interrupción del sueño.

La temperatura ambiente debe descender por debajo de los 20 grados Celsius para un descanso cómodo. En las noches más cálidas, la gente se duerme más tarde, se despierta antes y la calidad de su sueño empeora.

Pasar días o semanas durmiendo en habitaciones demasiado calientes no solo agrava enfermedades crónicas como la diabetes y las cardiopatías, sino que también influye de manera negativa en los trastornos psiquiátricos, el riesgo de suicidio, la memoria, el estado de ánimo y la función cognitiva.

Los adultos mayores y las mujeres tienen más probabilidades de verse afectados: según un estudio, la falta de sueño entre los adultos mayores es más o menos el doble que entre los jóvenes.

Algunos problemas de salud mental pueden ser una prolongación de problemas físicos. Una tarde reciente, Asim Shah, psiquiatra del Baylor College of Medicine de Houston, observó que el pulso o la frecuencia cardiaca de casi todos los pacientes era superior al de tres meses antes.

“Es posible que ese incremento de la frecuencia cardiaca aumente la ansiedad”, señaló Shah. “Así que el calor provoca muchos cambios físicos, que llevan a muchos cambios emocionales y mentales”.

La serotonina, un neurotransmisor relacionado con el estado de ánimo, la ansiedad y la depresión, también regula la capacidad del cuerpo para percibir la temperatura. El aumento de la luz solar y el calor eleva los niveles de serotonina y provoca cambios de humor, agresividad e irritabilidad. Una serie de fármacos de uso muy extendido (como los antibióticos, los betabloqueadores, algunos antidepresivos y los antihistamínicos) también afectan la capacidad del organismo para percibir y regular la temperatura corporal.

Los medicamentos recetados para la esquizofrenia, la depresión y el trastorno bipolar (incluido el litio, de uso muy extendido) merman la capacidad del organismo para sudar y enfriarse. Según Shah, el calor extremo y la sudoración concentran los niveles de litio en el organismo hasta niveles tóxicos y provocan problemas físicos y mentales graves e incluso la muerte.

“Tenemos que preparar a nuestros pacientes que toman estos medicamentos que reaccionan a la luz solar”, añadió Shah. “Los médicos también deben ser más conscientes”.

Otros medicamentos suprimen la sed y pueden provocar niveles de deshidratación peligrosos. El alcohol, la cafeína y algunos medicamentos que aumentan la producción de orina también provocan deshidratación, problemas mentales y confusión.

Y existen rutas indirectas a través de las cuales las altas temperaturas pueden afectar la salud mental, según Wortzel. Cuando hace calor, algunos cultivos absorben menos zinc, hierro y otros micronutrientes. Las deficiencias de esos nutrientes pueden tener consecuencias psiquiátricas, incluidos trastornos del desarrollo neurológico.

El aumento de las temperaturas está ampliando el alcance de vectores de enfermedades, como las garrapatas, que transportan patógenos que pueden causar síntomas psiquiátricos y neurológicos. El calor también aumenta los alérgenos y los contaminantes, y empeora la calidad del aire, lo que por sí solo puede desencadenar ansiedad y depresión.

El calor es solo un aspecto del cambio climático y es difícil separar su efecto inmediato en la salud mental de las emociones que surgen por una amenaza existencial más amplia.

El año pasado, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático advirtió que el aumento de las temperaturas, los desplazamientos, las hambrunas y las pérdidas económicas y sociales provocarían ansiedad, aflicción y estrés profundos. El informe advertía que los niños, los adolescentes, los adultos mayores y las personas con problemas de salud crónicos son los más vulnerables.

“El calor tiene efectos graves”, comentó Robert Bright, psiquiatra de la Clínica Mayo. Este verano, Phoenix, donde reside Bright, experimentó temperaturas superiores a los 43 grados Celsius durante 31 días consecutivos, lo cual batió un récord.

“La gente se siente muy abrumada y preocupada por esto”, añadió.

Los científicos han acuñado el término “angustia climática”, también llamada “ecoansiedad” para describir una multitud de sentimientos desencadenados por los cambios ambientales que aparecen a nuestro alrededor: ansiedad, terror, tristeza, vergüenza, culpa. Quienes ya padecen ansiedad o están deprimidos pueden tener aún más dificultades para afrontar su condición.

“Por desgracia, lo cierto es que este va a ser el verano más fresco del resto de nuestras vidas, lo que resulta inquietante de asumir”, afirmó Britt Wray, directora del programa sobre cambio climático y salud mental de la Universidad de Stanford.

Las personas suelen recurrir a la terapia cognitivo-conductual, los medicamentos u otras estrategias para afrontar emociones difíciles, pero “cuando se trata de la crisis climática, esas medidas se vienen abajo, porque la amenaza es real”, no es solo una cuestión de percepción, concluyó.

Con planificación, los gobiernos locales pueden ayudar a las personas a sentirse menos vulnerables y más empoderadas cuando se esperan largos períodos de días calurosos. Las autoridades pueden proporcionar información sobre las salas más cercanas a donde las personas que no tienen aire acondicionado pueden acudir a refrescarse.

Wray dijo que conectarse con otras personas con preocupaciones similares y tomar medidas en varios niveles para prevenir los peores resultados también puede ayudar a aliviar la angustia climática.

“Gente en Phoenix, Arizona, ha muerto simplemente por caer al pavimento y sufrir quemaduras de tercer grado”, señaló. “Ese es el tipo de cosas de las que están hechas las pesadillas”.

Apoorva Mandavilli es una periodista enfocada en ciencia y salud global. Formó parte del equipo que ganó el Premio Pulitzer 2021 en la categoría de Servicio Público por la cobertura de la pandemia. Más de Apoorva Mandavilli

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Vestigios del pasado emergen del agua en Europa por las ondas de calor y la sequía

NY Report News

¿Cómo lograr que los pacientes cardiacos se tomen sus pastillas? Darles solo una

NY Report News

Este medicamento podría ayudar a sobrevivientes de sectas como Nxivm

NY Report News