NY Report News
Image default
ArevaloBernardo (1958- )ElectionsGuatemalaPolitics and GovernmentSandra (1955- )Torres

Elecciones en Guatemala: lo que hay que saber

Este domingo, Guatemala celebra la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales, en las que un activista anticorrupción compite contra una ex primera dama alineada con el establishment político conservador del país, para liderar la nación más poblada de Centroamérica.

La votación se produce después de una tumultuosa primera vuelta en junio, en la que las autoridades judiciales suspendieron a varios candidatos percibidos como amenazas para las élites gobernantes del país.

Luego de que Bernardo Arévalo, el candidato emergente anticorrupción, avanzara sorpresivamente a la segunda vuelta, las elecciones se están convirtiendo en un potencial punto de inflexión en el país más poblado de América Central, que además de ser una de las principales fuentes de migración a Estados Unidos es una de las naciones aliadas de Washington en la región desde hace mucho tiempo.

La frágil democracia de Guatemala, plagada constantemente de gobiernos envueltos en escándalos, ha pasado de implementar estrategias anticorrupción innovadoras a clausurar dichos esfuerzos y forzar a jueces y fiscales a huir del país.

A continuación, lo que hay que saber sobre las elecciones de este domingo.

Las descalificaciones de varios contendientes, en lugar de beneficiar a los candidatos predilectos del poder establecido, abrieron un camino para Arévalo. Sus sorpresivos resultados en la votación de junio le permitió avanzar a la segunda vuelta.

Los esfuerzos consiguientes para evitar que siguiera postulándose a la presidencia por parte de un fiscal —a quién Estados Unidos ha ingresado en una lista de funcionarios corruptos— fracasaron, ya que motivaron llamados de figuras políticas guatemaltecas de todo el espectro ideológico para que Arévalo continuara en la contienda.

Aun así, ha surgido la preocupación de que los simpatizantes de Sandra Torres, la ex primera dama contra la que se está postulando, puedan interferir con la votación, especialmente en las zonas rurales, una posibilidad preocupante en un país donde los intentos de manipular los resultados han empañado elecciones anteriores.

Y si bien las encuestas sugieren que Arévalo podría obtener una victoria aplastante, el fiscal, Rafael Curruchiche, ha revivido en los últimos días su intento de suspender el partido de Arévalo.

Citando lo que el fiscal describió como irregularidades en el proceso de recolección de firmas para la creación del partido, Curruchiche afirmó que podría suspender al partido después de las elecciones del domingo y emitir órdenes de arresto para algunos de sus miembros.

Si Arévalo gana la presidencia, una medida de este estilo debilitaría rápidamente su capacidad para gobernar. Arévalo ha hecho campaña contra tales tácticas, y ha llamado la atención sobre una ofensiva judicial que ha obligado a decenas de jueces y fiscales anticorrupción a huir del país.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, junto con numerosos gobiernos latinoamericanos, ha exhortado a las autoridades guatemaltecas a no manipular el resultado de las elecciones.

La contienda se ha desarrollado en medio de una represión por parte del actual gobierno conservador contra no solo fiscales y jueces, sino también organizaciones sin fines de lucro y periodistas como José Rubén Zamora, el editor de un periódico importante, quien fue sentenciado en junio a hasta seis años de prisión.

Si bien el ampliamente impopular presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, tiene prohibido por ley buscar la reelección, las preocupaciones sobre un descenso hacia el autoritarismo se han agravado a medida que Giammattei ha expandido su poder sobre las instituciones del país.

Bernardo Arévalo, un intelectual de 64 años, es hijo de Juan José Arévalo, un expresidente que todavía es exaltado por haber creado el sistema de seguridad social de Guatemala y proteger la libertad de expresión. Luego de que su padre fuese obligado al exilio en la década de 1950, Bernardo Arévalo nació en Uruguay y creció en Venezuela, Chile y México antes de regresar a Guatemala siendo un adolescente.

Arévalo, un moderado que ha criticado gobiernos de izquierda como el de Nicaragua, es percibido de todos modos en el entorno político conservador de Guatemala como el candidato más progresista en llegar hasta estas instancias desde que se restableció la democracia en 1985, tras más de tres décadas de gobiernos militares.

Ha obtenido gran parte de su apoyo de las ciudades, y su partido está compuesto en gran medida por profesionales urbanos, como profesores universitarios e ingenieros.

Ha hecho de la lucha contra la corrupción y la impunidad el enfoque central de su campaña. Sin embargo, se ha distanciado de sus rivales que buscan emular el tipo de medidas duras contra las pandillas que ha implementado el presidente conservador del vecino El Salvador, Nayib Bukele, alegando que los desafíos de seguridad de Guatemala son diferentes en tamaño y alcance, donde la actividad de las pandillas está concentrada en ciertas partes del país. Arévalo propone contratar miles de nuevos policías y mejorar la seguridad en las prisiones.

Arévalo se ha comprometido a mitigar la pobreza en Guatemala, uno de los países más desiguales de América Latina, a través de un programa de creación masiva de empleos destinado a mejorar las carreteras y otras infraestructuras. También prometió aumentar la producción agrícola proporcionando préstamos a bajo interés a los agricultores.

William López, un profesor de 34 años de Ciudad de Guatemala que trabaja en un centro de llamadas, dijo que veía a Arévalo y a su partido, Movimiento Semilla, como “la oportunidad de un cambio mejor, ha demostrado que no tiene cola que le machuquen”.

Sandra Torres, de 67 años, es la exesposa de Álvaro Colom, quien fue presidente de Guatemala de 2008 a 2012 y quien falleció en enero, a los 71 años. Torres ha tratado repetidas veces ganar la presidencia, incluido un intento por convertirse en la sucesora de su esposo: en 2011 se divorció de Colom, con la finalidad de eludir una ley que prohibe que los familiares del presidente se postulen al cargo.

Aunque se le prohibió postularse en esas elecciones, Torres ha quedado en segundo lugar en las dos elecciones presidenciales más recientes. Después de las últimas elecciones, en 2019, fue detenida bajo cargos de financiamiento ilícito de campaña y pasó un tiempo bajo arresto domiciliario. Sin embargo, un juez cerró el caso a finales del año pasado, lo que le permitió postularse a estas elecciones.

Durante su campaña ha obtenido el apoyo de su partido, la Unidad Nacional de la Esperanza, el cual está bien establecido por toda Guatemala y tiene muchos funcionarios locales en diferentes cargos.

Torres ha expresado admiración por Bukele, el líder salvadoreño que ha implementado medidas severas contra las pandillas. Torres también se ha comprometido a incrementar la asistencia alimentaria y las transferencias de dinero a las familias de bajos recursos, apoyándose en su gestión como primera dama, cuando fue la imagen de este tipo de programas populares.

Torres parece tener buenos niveles de aceptación entre los votantes de zonas rurales y las personas que trabajan en el sector informal.

“Me gustan sus propuestas de apoyar a los pobres”, dijo Magdalena Sag, de 30 años, una vendedora que asistió al evento de clausura de la campaña de Torres. “En Guatemala hay mucho desempleo”.

Infraestructura: fuera de Ciudad de Guatemala, la capital, el país carece de carreteras pavimentadas y otras infraestructuras esenciales. Ambos candidatos han propuesto construir miles de kilómetros de nuevas carreteras y mejorar las existentes. Ambos también se han comprometido a construir la primera línea de metro de Ciudad de Guatemala.

Emigración: Los guatemaltecos figuran entre los grupos más grandes de migrantes a Estados Unidos. Varios factores alimentan la emigración, incluidas las bajas oportunidades económicas, la extorsión, la corrupción de los funcionarios públicos y la delincuencia.

Crimen: Las propuestas para emular las medidas fuertes de El Salvador contra las pandillas reflejan un descontento latente con los niveles de crímenes violentos en Guatemala. El número de homicidios en Guatemala aumentó en 2022 por segundo año consecutivo tras un periodo de relativa calma durante la pandemia.

Las urnas estarán abiertas desde la 9 a. m. hasta las 8 p. m., hora del Este, y se espera que se anuncien resultados a pocas horas del cierre de los centros de votación.

Dado que ninguno de los dos candidatos actuales obtuvo más del 20 por ciento de los votos en junio, la segunda vuelta brinda una oportunidad para que el ganador obtenga un sello de legitimidad. Pero la tasa de abstención, que fue de casi del 40 por ciento en la primera vuelta, será observada de cerca por los grupos prodemocracia como señal de un desencanto generalizado con el sistema político guatemalteco.

Simon Romero es corresponsal en la Ciudad de México, y cubre México, Centroamérica y el Caribe. Se ha desempeñado como jefe del buró de The Times en Brasil, jefe del buró andino y corresponsal internacional de energía. Más sobre Simon Romero

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Javier Milei, el candidato de Argentina que ha insultado al papa

NY Report News

Protestas en Perú: la canciller reconoce que no hay pruebas de respaldo de criminales

NY Report News

Elecciones en Argentina: lo que hay que saber

NY Report News