NY Report News
Image default
Disasters and EmergenciesEarthquakesFloodsLibyaMorocco

Terremoto e inundaciones en el norte de África

Dos catástrofes estremecieron el norte de África en los últimos días y sus consecuencias reverberan hoy en la vida de millones de personas en Marruecos y Libia.

En Libia la destrucción llegó el fin de semana pasado con unas lluvias torrenciales y el colapso de dos represas. La ciudad más afectada ha sido Derna, una comunidad costera en donde se calcula que hay 10.000 personas desaparecidas, 30.000 desplazadas y una cifra de víctimas mortales que asciende a miles, pero que no es del todo clara aún.

La delicada situación política del país complica un escenario de por sí caótico. Libia tiene un gobierno reconocido internacionalmente en Trípoli, la capital, desde donde controla el oeste, y una autoridad rival en el este, que controla Derna y otras ciudades. También compiten por el poder decenas de grupos armados.

El impacto de la catástrofe llama la atención sobre dos asuntos: por un lado, la vulnerabilidad de un país desértico ante el cambio climático y, por el otro, el descuido de la infraestructura tras años de inestabilidad, no solo por el deterioro de las represas, sino por los fallos en el sistema de alerta meteorológica.

“Decimos que fue la madre naturaleza, pero esto es obra del hombre, es la incompetencia de las élites políticas libias”, dijo Anas El Gomati, director de un centro libio de investigación política.

Y el viernes pasado, un sismo de magnitud 6,8 sacudió un área al suroeste de Marrakech, lo que devastó la zona rural de la cordillera del Atlas. Las autoridades de Marruecos han informado que al menos hay unas 3000 personas fallecidas y más de 5000 heridas.

Debido a que la zona afectada es montañosa, los equipos de rescate y búsqueda están teniendo dificultades para trabajar y se espera que el saldo aumente en los próximos días.

El rey Mohamed VI, jefe de Estado de Marruecos y el hombre más rico del país, estaba en Francia al momento del sismo y tardó un día en regresar; su ausencia pública inicial fue criticada. Los marroquíes se han organizado para ocuparse de algunas de las labores ante lo que llamaron una respuesta ineficiente de las autoridades.

Decenas de países, entre ellos Estados Unidos, ofrecieron ayuda humanitaria, pero las autoridades marroquíes no la han aceptado toda, pues “una falta de coordinación en estas situaciones podría ser contraproducente”, según un comunicado del Ministerio del Interior.

Además de las pérdidas humanas y de infraestructura en la zona, preocupa el daño a la industria del turismo que, con un valor de 134.000 millones de dólares, es clave para la economía nacional, que ya estaba sufriendo los embates de una sequía en el sector agrícola.

La cuestión del turismo no es menor y plantea consideraciones éticas que también han quedado patentes durante los incendios en Maui, el terremoto de Turquía y otras emergencias recientes. Al respecto, ofrecemos una guía para los viajeros que enfrentan la perspectiva de visitar un país donde ha ocurrido una catástrofe.


Si alguien te reenvió este correo, puedes hacer clic aquí para recibirlo tres veces por semana.


A continuación, una breve selección de comentarios de subscriptores de este boletín, editados por claridad y extensión:

  • “En Costa Rica celebraremos 202 años de vida independiente. Las fiestas patrias empiezan el jueves por la noche con la entonación del Himno Nacional en todo el país y luego el tradicional desfile de faroles y la llegada de la antorcha de la independencia proveniente desde Guatemala por tierra. El 15 estaremos en el acto cívico con nuestros hijos, quienes van a desfilar con banderas, bastoneras y mi hijo con la banda, con música muy alegre al final de la celebración. ¡Viva Costa Rica!”. —Roxana Alfaro Contreras, Costa Rica.

  • “El 18 y 19 es el ‘cumpleaños’ de Chile, dos días feriados en que no se trabaja. Todo el mes la bandera chilena adorna casas, edificios y calles. Se oye música folklórica en el ambiente; el consumo de empanadas, anticuchos y chicha explota. Este mes una parte de los compatriotas quedan sin dinero y con algunos kilos extras, ¡pero felices!”. —Sonia Epstein, Santiago de Chile.

  • “La celebración de la independencia, para mí, es una fecha con sentimientos ambivalentes. Por una parte, la mayoría de los mexicanos celebramos el orgullo de una nación independiente y que nos une a pesar de nuestras diferencias. Pero por otra, la celebración se nutre de mitos (como en cualquier historia) con un grito de independencia que no fue en el día que se conmemora o con héroes que no buscaban la independencia de España. A pesar de ello, es una oportunidad de reflexionar sobre los valores que nos definen como mexicanos, aunque no sean los mismos de los padres de la patria”. —Rogelio Galindo, Ciudad de México.

Patricia Nieto y Sabrina Duque producen y editan este boletín.


Que tengas un fin de semana estupendo. Si te gustó este boletín, compártelo con tus amigos, colegas y seres queridos (y no tan queridos). Y por favor, cuéntanos qué te parece.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Combatir el cambio climático no es caridad

NY Report News

Terremoto en Marruecos: lo que los turistas deben saber

NY Report News

2024: que no cunda el pánico

NY Report News