NY Report News
Image default
Border Patrol (US)Deaths (Fatalities)Heat and Heat WavesIllegal ImmigrationMexicoTexas

El calor sofoca a migrantes en la frontera entre México y EE. UU.

Mientras patrullaba por las rudas malezas de la frontera del sur de Texas, el agente Don White, de la oficina del sheriff del condado de Brooks, se detuvo para examinar algunos recipientes de agua vacíos, ropa desgarrada y varias huellas indistintas, en busca de señales de inmigrantes que pudieran haberse perdido en el calor abrasador.

Durante el largo verano, por varios días, las temperaturas se han mantenido a 37 grados Celsius o más. El calor ha sido sofocante para muchos tejanos, pero mortal para algunos de los que se abren camino a través de la caliente y árida tierra de matorrales por la que viajan los migrantes para evitar ser detectados por los agentes de la Patrulla Fronteriza.

“Estas son viejas”, comentó White, señalando las débiles huellas en la tierra. “Nadie está en peligro ahora mismo”. Al menos por ahora, dijo en voz baja.

Este año están cruzando desde México menos personas que el año pasado, pero ya se han producido más de 500 muertes en 2023, confirmadas por los hallazgos que ha tenido White, y otros como él, de cadáveres o restos parciales mientras realizan sus sombríos patrullajes. En 2022, uno de los años más letales, se confirmaron 853 muertes.

Monitorear las muertes de inmigrantes es una ciencia imperfecta. Muchos se ahogan intentando cruzar el río Bravo; otros sucumben a las sofocantes condiciones del desierto o a la falta de agua, y sus muertes se atribuyen finalmente a deshidratación, insolación o hipotermia. El calor implacable de este verano en Texas, combinado con una humedad sofocante, ha contribuido a muchas de las muertes, según las autoridades locales y federales.

“Es peligroso estar ahí fuera durante varias horas”, aseguró Jeremy Katz, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Brownsville, Texas.

Grupos como Derechos Humanos del Sur de Texas, que da seguimiento a los informes de migrantes desaparecidos, detenidos o encontrados muertos, han visto un aumento en el número de casos desde la primavera, de 118 casos en marzo al doble tanto en julio como en agosto.

La Patrulla Fronteriza ha publicado advertencias en redes sociales. “Las temperaturas extremas contribuyeron a que 45 individuos fueran rescatados y diez individuos murieran debido a la peligrosidad del calor y las condiciones”, escribió en julio, Jason Owens, director de la agencia, en X, antes conocida como Twitter. Owens señaló que sus agentes habían encontrado a 13 migrantes muertos la semana anterior.

Incluso los migrantes que consiguen cruzar el río y abrirse camino tierra adentro se enfrentan a innumerables dificultades, explicó White. Guiados por contrabandistas, muchos migrantes toman rutas arriesgadas para evitar un puesto de control de la Patrulla Fronteriza en la sede del condado de Falfurrias, a casi 129 kilómetros al norte del río Bravo, a menudo sin suficiente comida y agua para soportar la caminata de un día, afirmó.

La frontera suroeste de Estados Unidos es conocida como uno de los pasos fronterizos por tierra más letales del mundo.

Desde 1998, al menos 7805 personas han muerto intentando cruzar la frontera con México y más de 3527 permanecen desaparecidas, según el Centro Colibrí de Derechos Humanos, una organización de defensa que informa sobre migrantes desaparecidos y realiza búsquedas de ADN para identificar los restos.

White, de 70 años, conoce de primera mano lo implacable que puede ser su zona de patrulla: terrenos de ranchos repletos de cactus, arbustos espinosos y, ocasionalmente, robles y mezquites. Una mañana, varias horas antes del mediodía, de un reciente día laborable, él y dos miembros de su equipo de búsqueda, John Baker, veterano del ejército estadounidense, y Ray Gregory, paramédico y exinfante de marina, se abrían paso bajo un sol abrasador, sudando a través de sus uniformes y equipo. Finalmente, White se sentó bajo un árbol cuya sombra no proporcionaba mucho alivio, intentando recuperar el aliento.

“No toma mucho tiempo para que alguien se sienta desorientado y se pierda aquí”, comentó.

White afirmó que su propia opinión sobre su trabajo no era fácil de definir. Por un lado, se considera un conservador político que quiere que la gente de lugares como Nueva York y Los Ángeles comprenda los peligros a los que se enfrentan los inmigrantes cuando no siguen el proceso legal de inmigración. Pero también considera su deber evitar que la gente muera en su intento de encontrar una vida mejor.

Su teléfono no para de sonar con mensajes que le envían personas desesperadas, la mayoría desde América Latina, cuyos familiares han desaparecido. White sacó el teléfono y leyó los mensajes de una mujer de Guatemala que llevaba meses sin saber nada de su hermano. “Por favor, encuéntrelo”, había escrito. Incluía una foto y una descripción: 28 años, ojos negros, piel morena y el tatuaje de una rosa.

Para White, eso no era de mucha ayuda.

“Sin coordenadas, ¿cómo se puede encontrar a alguien perdido en esta vasta tierra?”.

No todos los casos llegan a un punto muerto. White mostró una fotografía de un hombre al que había ayudado a rescatar en el terreno sofocante de las afueras de Falfurrias. El hombre, un inmigrante mexicano de 44 años, estaba tan demacrado y deshidratado que ya no lucía como el hombre que aparecía en la tarjeta de identificación que portaba. Los médicos rápidamente le administraron tres litros de solución salina intravenosa, lo que, según White, probablemente le salvó la vida.

El hombre, cuyo nombre era Arnulfo, fue deportado a México. Sin embargo, volvió a cruzar de manera ilegal y ahora trabaja en un restaurante en Mississippi. Contactado por teléfono, Arnulfo, que no quiso que se publicara su apellido por temor a ser deportado, afirmó que estará eternamente agradecido con los hombres uniformados que lo habían encontrado. “Habría muerto, seguro”, dijo.

Los cadáveres de los que no sobreviven suelen enviarse a las morgues locales y, a veces, se sepultan en tumbas sin nombre. Algunos se envían a laboratorios para que los examinen y determinen cómo murieron.

Molly Kaplan, investigadora doctoral, trabaja como gestora de casos en la Operación Identificación, un proyecto del Centro de Antropología Forense de la Universidad Estatal de Texas, analizando los restos y objetos personales de los migrantes muertos para ayudar a identificarlos. Afirmó que seguía conmovida por un caso que los investigadores tardaron más de una década en resolver.

Se trata de Sandra Yaneth Aguilar, que en 2007 tenía 14 años cuando cruzó la frontera cerca de Brownsville y desapareció. Tras años sin conocer su paradero, su madre envió una muestra de ADN en 2011. Pero no fue sino hasta 2022 cuando los investigadores cotejaron la muestra con un conjunto de restos que fueron encontrados cuatro años antes en una tumba sin nombre, junto con los de decenas de otras personas no identificadas, en el condado vecino de Willacy. Finalmente, los restos de Sandra fueron entregados a su familia, que ahora vive en Nueva Inglaterra.

“Es muy gratificante ayudar a alguien a encontrar respuestas después de doce años sin saber nada”, afirmó Kaplan.

Una asistente de laboratorio, Molly Scott, de 20 años, afirmó que todos habían quedado perturbados por el caso. “Piensas en el hecho de que solo tenía 14 años. ¿Dónde estaba yo cuando tenía 14 años?”, dijo. “Estaba jugando en un equipo de fútbol. Era nueva en la escuela secundaria, así que estaba tratando de hacer nuevos amigos. Mi mayor problema a esa edad era aprender a conducir, y esta niña emigró sola, tratando de llegar a su familia”.

El laboratorio de la Universidad Estatal de Texas, en San Marcos, cuenta con un cuarto de almacenamiento con más de 300 restos humanos y decenas de contenedores y bolsas con objetos personales encontrados en los matorrales: rosarios, estampitas, ropa sucia. Otras habitaciones contienen fragmentos de esqueletos —una mujer atropellada por un camión, un hombre encontrado sin vida en tierra árida— y los investigadores trabajan allí para descifrar quiénes eran.

Desde que comenzó el proyecto en 2013, la operación ha recibido 483 restos y ha identificado 95, 24 de ellos este año.

En el sur de Texas, hubo uno o dos días de lluvia la semana pasada, pero poco alivio real del calor. “Continuaremos con nuestro actual clima ardiente durante el mes de septiembre”, lamentó White. “En octubre empieza la tendencia al enfriamiento, suficiente para que sea más fácil para quienes cruzan”.

Por ahora, concluyó, seguirá buscando huellas frescas entre la maleza.

Edgar Sandoval es reportero de la sección Nacional y escribe sobre la gente y los lugares del sur de Texas. Antes fue reportero en diarios en Los Ángeles, Pensilvania y Florida. Es autor de The New Face of Small Town America. Más sobre Edgar Sandoval


Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Ocomtún, la antigua ciudad maya descubierta

NY Report News

Ana Ofelia Murguía, actriz mexicana y voz de ‘Coco’, fallece a los 90 años

NY Report News

El cuarto trimestre o los riesgos después del parto

NY Report News