NY Report News
Image default
BradyBundchenFootballGiseleHurtsJalen (1998- )Kansas City ChiefsMahomesNew England PatriotsPatrick (1995- )RetirementSuper BowlTampa Bay BuccaneersTom

Tom Brady se despide del fútbol americano

No hay motivos para estar tristes.

Este es un momento para la celebración y el recuerdo cariñoso.

Tom Brady se retira a los 45 años, con siete anillos de Super Bowl, mientras se sienta cómodamente en la cima de la lista de casi todas las categorías importantes de pases en el fútbol americano. Es un recordatorio de que el tiempo siempre se sale con la suya, incluso le sucede a quienes parecían haber encontrado la fuente de la juventud.

Es una oportunidad para darle a Brady lo que le corresponde, pero también para celebrar esto: justo cuando deja el juego, una nueva ola de mariscales de campo tomó el centro del escenario en las eliminatorias de esta temporada. Son jóvenes, confiados y serenos —rasgos que caracterizaron a Tom Brady— e incluso ofrecen un poco más. Poseen una gran movilidad y una agilidad de pies de la que carecía Brady.

Además, el Super Bowl de este año contará con dos mariscales de campo titulares negros por primera vez, Patrick Mahomes de Kansas City y Jalen Hurts de Filadelfia. Tienen 27 y 24 años, respectivamente.

Podrían ser los hijos de Tom Brady.

¿Deberíamos estar sorprendidos e incluso escépticos del anuncio de retiro de Brady? Recordemos que el año pasado en esta fecha, Brady también anunció que dejaba el juego. Escribió una nota sincera y la publicó en las redes sociales. Meses después, ansioso por el drama de la competencia, volvió al juego que ha definido su vida.

Brady se refirió a eso en su publicación de Instagram de esta mañana. “Me retiro… para siempre”, dijo en su video que, apropiadamente, parecía haber filmado mientras pasaba el rato en una playa. “Sé que este proceso fue un gran tema la última vez, así que cuando me desperté esta mañana, pensé en presionar el botón de grabar y avisarles primero”.

Y agregó: “Solo tienes una oportunidad para dar un discurso muy emotivo antes de retirarte, y yo ya lo hice el año pasado”.

Sofocando las lágrimas, reconoció a familiares, amigos, compañeros de equipo y competidores. “Gracias, chicos, por permitirme vivir mi sueño absoluto. No cambiaría nada. Los amo a todos”, dijo.

Tomemos su palabra. Su matrimonio de 13 años con la modelo Gisele Bündchen terminó en divorcio el año pasado. Lo más probable es que tenga muchos temas que atender en su vida personal. El lujoso contrato, que se dice que vale al menos 375 millones de dólares durante la próxima década para ser comentarista de Fox Sports tan pronto como la próxima temporada, debería ayudar a aliviar el dolor de la transición de carrera.

Este es el momento adecuado.

Brady se veía oxidado esta temporada. Es cierto que logró buenos números y se mantuvo entre los mejores pasadores de la liga.

Sin embargo, mientras su equipo llegaba con dificultades a un récord de 8-9, que apenas le alcanzó para la ronda de comodines de los playoffs, hubo juegos en los que no dejaba de errar, parecía perdido y en los que algún oponente más hambriento lo aplastó a él y a su equipo. Allí yacía, a los 45 años, luchando debajo de una pila de jugadores defensivos.

Al ver eso, era difícil no preguntarse: ¿Por qué seguir jugando?

Con siete Super Bowls, tres premios al jugador más valioso y una carrera para la historia que lo llevó desde su primera selección hasta tener un lugar en el Monte Rushmore del fútbol, donde se sentó y se quedará por muchos años. ¿Por qué seguir?

La temporada de Brady y los Bucaneros terminó mal: una derrota por 31-14 ante los Dallas Cowboys.

Y, sin embargo, hace solo dos años ganó un Super Bowl, superando a Mahomes y los Kansas City Chiefs. La apuesta segura era que Brady seguiría adelante, tal vez incluso intentaría jugar hasta los 50 años, tal vez para los San Francisco 49ers, su amado equipo de la infancia.

El hecho de estar en un equipo de la NFL con medio siglo de antigüedad parecía posible; esa es otra señal de su grandeza.

Qué recuerdos deja. Hay demasiados para contarlos todos aquí, pero destacan varios. Brady, en 2002, su segunda temporada y la primera como titular, lideró a los Patriots sobre los St. Louis Rams en el Super Bowl hacia el final de una serie cardiaca.

Brady, ¿o deberíamos llamarlo Tom Houdini? En el Super Bowl de 2017, forjó un escape para la historia, superando una puntuación de 28-3 en el tercer cuarto en camino a vencer a los Atlanta Falcons, 34-28.

¿Cómo hizo eso? Hicimos esa pregunta cada vez que Brady lideró a sus equipos desde el borde, tanto que bien podría haber sido un meme.

Sí, hubo suerte. Pregúntele a cualquier fanático de los Raiders sobre el conocido Tuck Rule Game. Y sí, hubo travesuras. Pregúntele a cualquier fanático de los Indianapolis Colts sobre el Deflategate, y se explayarán largo y tendido

Sin embargo, la suerte y romper las reglas difícilmente lo definen.

Lo que define a Brady, junto con todas las victorias, es la forma en que manejaba el tiempo.

Fuera del campo, impulsó las nociones comunes de longevidad en el deporte con su entrenamiento obsesivo e innovador: bandas de resistencia en vez de pesas; agua, mucha agua electrolítica; mucho sueño de recuperación. ¿Qué comía? Eran unas 20 microcomidas ricas en proteínas y llenas de nutrición a diario.

En el campo, bueno, era algo más para contemplar. Retrasaba los minutos, se adueñaba de los segundos y se guardaba las horas en el bolsillo trasero.

Verlo operar al final de un juego, con todo en el campo, mientras su equipo estaba detrás a una distancia sorprendente, era algo extraño y etéreo.

Todo podía estar desmoronándose a su alrededor, pero el número 12 tenía una forma de mantener la compostura. Lentamente, con seguridad, con cuidado, caminaba desde el grupo hacia su centro, alineaba sus receptores y analizaba la escena, alto, seguro y muy confiado. Y luego, Brady lanzaba un relámpago repentino y bien colocado a sus receptores. Hizo esto con tanta frecuencia y durante tantos años (46 remontadas en el último cuarto, 58 jugadas ganadoras de partidos) que le costó evitar ser insensible ante las certezas.

Una carrera gloriosa.

Pero ahora, después de 23 temporadas, es el momento correcto para irse.

Mahomes y el resto de los demás descendientes jóvenes de Tom Brady están listos para continuar con el juego.

Kurt Streeter escribe la columna Sports of The Times.


Enlace a la fuente

Notas relacionadas

No, en la NFL las cámaras no enfocan tanto a Taylor Swift

NY Report News

Tom Brady y Gisele Bündchen: su relación en 7 momentos clave

NY Report News

Tom Cruise y la locura de los Premios Oscar

NY Report News