NY Report News
Image default
Dating and RelationshipsHinge (Mobile App)Love (Emotion)MarriagesOnline DatingReligion and BeliefRethinking Sex: A Provocation (Book)SexSingle PersonsUnited States

¿El futuro de las citas para encontrar pareja está en el pasado? Quizás

Las cosas eran diferentes antes del auge de las citas en línea. Desde mediados de la década de 1940 hasta 2013, era más probable que los estadounidenses heterosexuales conocieran a sus parejas románticas a través de amigos. Las familias también eran importantes en el negocio de los casamenteros: en 1980, casi el 20 por ciento de las parejas heterosexuales se juntaba gracias a su ayuda. Los casamenteros, tanto formales como informales, continúan desempeñando un papel importante para conectar a solteros en muchas comunidades más tradicionales.

Pensemos en lo que resuelve este modelo más tradicional. Un emparejamiento mediado tiende a conectar a personas que buscan el mismo tipo de relación y que tienen la educación, los antecedentes religiosos o los valores que busca el otro. A veces se alivian las dificultades de acercarse a un socio potencial si un tercero organice la reunión. Además, como puede atestiguar cualquiera que haya sido engañado o acosado por un amante, hay un beneficio en la responsabilidad del comportamiento que ofrece un contacto mediado. Una mujer soltera me dijo que no puedes tratar a una persona a la que te presentaron como “completamente desechable” porque tienes un conocido mutuo que podría enterarse.

Para Tonia Chazanow, de 24 años, quien conoció a su esposo a través del sistema formalizado de citas shidduch, que su familia esté involucrada en las etapas iniciales del emparejamiento fue un beneficio incorporado , del tipo por el que alguien más pagaría. “Es como contratar a alguien que te ama y te comprende para examinar a los chicos antes de salir con ellos”, aseguró. Después de las etapas iniciales del escrutinio, sus padres dieron un paso atrás y Chazanow decidió por su cuenta si continuaría viendo a los hombres con los que la habían contactado.

El papel de tercero no siempre tiene que estar tan formalizado. Mi esposo y yo nos conocimos cuando yo estaba en la universidad y él, recién graduado, se había mudado al área por trabajo. Nos presentaron en una sinagoga de la comunidad local, un punto de encuentro que ayudó a garantizar que compartiéramos valores comunes y cuyos miembros nos apoyaron a cada uno de nosotros cuando comenzamos a salir (y a veces respondieron por nosotros).

Es razonable preguntar cuál podría ser la desventaja. Las citas en línea prometen conectar a personas cuyas vidas y antecedentes son tan diferentes que solo podrían haberse conocido en la era del internet. ¿Un regreso a formas de reunión más mediatizadas también significaría una reversión a las sociedades homogéneas de décadas pasadas?

Ese temor resulta ser infundado. Es más probable que las parejas que se conocen en línea sean de diferentes razas o etnias y partidos políticos que las que se conocen fuera de línea, pero eso también es cierto para las personas más jóvenes en general. Cuando los investigadores compararon la probabilidad de que las parejas menores de 40 años formaran parejas racial o étnicamente diversas, no hubo diferencia significativa para las parejas que se conocieron en línea y en la vida real. Lo mismo ocurre con los niveles de ingresos y la afiliación política.

La introducción por terceros es solo una pieza del rompecabezas. Para encontrar la pareja adecuada, la intermediación se combina mejor con otro sello distintivo del cortejo tradicional: una comunicación temprana y transparente sobre valores y objetivos a largo plazo.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Pickleball Vs. Pádel: el excepcionalismo deportivo estadounidense

NY Report News

La inteligencia artificial espía la comida que tiramos a la basura

NY Report News

El poderoso impacto de los cumplidos

NY Report News