NY Report News
Image default
Sin categoría

Final de la Copa Mundial en vivo: Argentina vs. Francia

El compromiso de Francia por demostrar la inigualable profundidad de sus recursos, en este punto, rebasó lo impresionante hace tiempo. Ahora está bordeando los límites de lo extraordinario.

Antes de que empezara la Copa del Mundo, Didier Deschamps, el entrenador de la selección francesa, ya había perdido a cinco jugadores por lesión, la mayoría de ellos probablemente titulares. Deschamps ni siquiera pestañeó. Pues bien: aquí hay otros cinco jugadores, iguales a ellos.

A los pocos días, un sexto jugador, Lucas Hernández, se quedó en el camino. Deschamps, un hombre con una actitud intensa y serena, solo ligeramente atenuada por una risa tímida y coqueta, ni siquiera fingió turbarse. De acuerdo. Si así son las cosas, se convertirá en el primer seleccionador que vuelve a ganar la Copa del Mundo masculina en medio siglo a pesar de tener un jugador menos. Ni se molestó en convocar a un sustituto.

Por supuesto, nada de eso ha impedido el sereno avance de Francia hacia su segunda final consecutiva. Pero no es del todo cierto decir que esas ausencias no han afectado al equipo de Deschamps en Catar. Si bien es cierto que los franceses apenas han sudado en su camino hacia los cuartos de final, se mostraron preocupados tanto contra Inglaterra como contra Marruecos. Hubo, de hecho, tramos bastante largos de ambos partidos en los que el campeón vigente estuvo a la defensiva.

Francia ganó el Mundial de 2018 sin ser emocionante; aquel equipo daba la impresión de que siempre tenía otro engranaje. Esta, despojada de varios jugadores clave, ha dado la impresión de haber alcanzado su límite.

Contra Marruecos, Francia se vio privada de dos jugadores más: tanto Adrien Rabiot como Dayot Upamecano estuvieron ausentes, aquejados de un virus. En Francia se ha informado que los jugadores de Inglaterra les contagiaron el virus durante el partido de cuartos de final, aunque las pruebas de esa afirmación son escasas, en el mejor de los casos. (Un virus respiratorio ha estado circulando por Doha durante todo el torneo; los médicos, en general, lo han atribuido no al aire acondicionado, el diagnóstico de al menos un extremo brasileño, sino a la afluencia de más de un millón de personas a la ciudad).

Viniera de donde viniera el virus, en los días que han seguido a la semifinal de Francia, otros tres jugadores han sido víctimas de él: Raphaël Varane, Ibrahima Konaté y Kingsley Coman no entrenaron el viernes, 48 horas antes de la final del Mundial. No es periodismo futbolístico en profundidad dar a entender que eso no es lo ideal.

“Obviamente, sería mejor que esto no estuviera pasando”, dijo Deschamps el sábado, un comentario impresionantemente flemático, incluso para sus estándares. “Lo estamos llevando lo mejor posible. Intentamos tomar todas las precauciones posibles, adaptarnos si es necesario y seguir adelante”. Francia ha hecho todo lo posible para mitigar el contagio, al aislar a ciertos jugadores y decretando distanciamiento social para otros.

Si suponemos que esas medidas funcionen, Deschamps sigue encontrándose en una posición complicada. Todos los jugadores enfermos se levantarán el domingo por la mañana convencidos de que pueden jugar. Informarán al personal médico de Francia de que sus síntomas han desaparecido por completo. Deschamps espera, por supuesto, que tengan razón: no querrá llegar a la final de un Mundial sin sus tres defensas centrales titulares.

El problema es saber hasta qué punto puede confiar en los testimonios de sus jugadores y en sus instintos. Es posible que las pruebas físicas indiquen que algunos de ellos, o todos, están en condiciones de ser titulares, pero ¿les afectará el cansancio más rápido de lo normal? ¿Serán capaces de rendir al máximo de sus capacidades, en el partido (conjunto) más importante de sus vidas, si todavía están lidiando con las secuelas de un virus?

Y si no pueden, ¿qué alternativas tiene? Actualmente, Francia produce jugadores en cantidades tan grandes que hace tiempo que da la sensación de que el país podría enviar dos equipos a un Mundial, cada uno de ellos capaz de ganarlo todo. Ahora no parece el mejor momento para poner a prueba esa teoría.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Brasil enfrenta alternativas opuestas de estas elecciones

NY Report News

Una respuesta policial fallida

NY Report News

¿Cómo puedo conseguir pastillas antivirales para la COVID-19?

NY Report News