NY Report News
Image default
Sin categoría

México frente a un desafío electoral

Crecí en un país donde, durante siete décadas, un solo partido ganaba las elecciones. Y llegué a la mayoría de edad a tiempo para participar en los primeros comicios en los que un candidato de la oposición consiguió la banda presidencial, en el año 2000.

Ha sido un proceso largo e imperfecto. El trayecto para que México se deshiciera del régimen unipartidista y celebrara votaciones libres y transparentes ha sido costoso para muchos actores, entre ellos la autoridad electoral.

Esta semana, el Senado mexicano aprobó una amplia modificación del Instituto Nacional Electoral (INE). La propuesta, a un año de las elecciones presidenciales de 2024, ha sido muy divisiva.

Natalie Kitroeff, jefa de la corresponsalía en México, ha reportado sobre este debate. Conversé con ella para que nos contara cómo luce el panorama electoral ahora en el país.

Elda: ¿Qué cambios son los que se aprobaron y qué significan?

Natalie: En términos generales, los cambios aprobados esta semana van a recortar el personal del órgano electoral, reducir su autonomía y limitar su capacidad de sancionar a los políticos que quebranten las leyes electorales. Sin embargo, lo que la gente más enfatizó fue el efecto que las medidas podrían tener en la capacidad del INE para supervisar el voto.

Los funcionarios electorales comentaron que probablemente se verán forzados a eliminar miles de empleos, entre ellos la gran mayoría de los trabajadores que organizan las elecciones locales e instalan casillas en todo el país. “Por primera vez, está en riesgo la posibilidad de que haya mesas de votación”, me dijo Lorenzo Córdova, el consejero presidente del INE.

Uuc-Kib Espadas, otro de los consejeros, comentó que los cambios podrían ocasionar “que no se instale un número significativo de casillas privando de su derecho al voto a miles o cientos de miles de personas”.

Córdova también me dijo que más allá de la organización de comicios, el INE también funciona como un “órgano de control del poder”, algo importante “en un país presidencialista” como México.

E: El presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo triunfo en 2018 fue validado por el INE, ha dicho que en México se gasta mucho en elecciones. ¿Cómo justifica su propuesta?

N: Se lo pregunté al vocero del presidente, Jesús Ramírez Cuevas. Él me aseguró que “no hay ningún propósito político de entrar a controlar el INE, sino de abaratar el funcionamiento”.

Explicó que el gobierno tiene la política de no endeudarse pero también de “cero aumento de impuestos” por lo que son necesarios, dijo, cambios administrativos para financiar los programas sociales.

También dijo que el INE “fue capturado por los partidos, en la medida en que se volvió un reparto entre los partidos”. Ramírez Cuevas calificó las inquietudes sobre la pérdida de capacidad organizativa del INE como “una exageración” y dijo que “no va haber despido masivo”.

E: ¿Qué sigue ahora?

N: Para este domingo se han convocado protestas contra las nuevas medidas en decenas de ciudades de todo el país y en la capital.

Y se espera que la Suprema Corte de Justicia evalúe una impugnación a las medidas un poco más adelante. Ya veremos cómo se resuelve, pero de cualquier forma será una etapa significativa —una prueba— para las instituciones mexicanas.

Te invitamos a leer la nota de Natalie aquí. Y, si has participado en las elecciones mexicanas, comenta: ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿Qué sabes de los cambios? ¿Qué te parecen?

P. D.: Te recordamos que para poder publicar tu comentario debes escribirlo en español, referirte al tema de la nota y evitar los insultos.


Si alguien te reenvió este correo, puedes hacer clic aquí para recibirlo tres veces por semana.


Hace unos días publicamos un reportaje titulado “‘Hemos venido para ayudar a Ucrania’: los rusos que luchan del lado ucraniano en la guerra”, sobre los combatientes de la Legión Rusa que pelean del lado ucraniano. Poco después nos escribió Ivette Zuazo, una lectora cubana, desde Lima, Perú:

Acabo de leer el reportaje y en la medida que iba avanzando, si bien no dejaba de fascinarme la lectura y conocer las razones de estos legionarios, al mismo tiempo me sobrecogía el ir viendo los rostros de algunos de ellos. Me preguntaba, ¿no es esto una contradicción?: que intenten prevenir represalias, contra sus familiares y ellos mismos, escondiendo sus identidades y, a la vez, publicar su rostro?

Trasladamos su preocupación a Gaia Tripoli, editora de fotografía del Times en Londres, quien responde:

Tomamos muy en serio la seguridad de las personas que fotografiamos, ya sean soldados o civiles. En este caso, el acceso a la Legión Rusa lo coordinaron sus comandantes. Nuestro reportero y fotógrafa fueron escoltados por un oficial militar de prensa en el terreno que volvió a confirmar qué soldados accedieron a mostrar su rostro, considerando el hecho de que el artículo se publicaría en The New York Times y tendría el potencial de llegar a un público amplio.

Como puede verse en las fotografías seleccionadas en el artículo, muchos soldados aparecen con el rostro cubierto. Ellos son los que no autorizaron ser fotografiados. Todos los demás nos brindaron su consentimiento.

Hace justo 12 meses Vladimir Putin anunció una “operación militar especial” en Ucrania, que marcó oficialmente el inicio de la guerra. Gaia nos invita a repasar el conflicto en imágenes:

Los fotógrafos de The New York Times han realizado una crónica de la terrible experiencia de la guerra en Ucrania durante más de un año: han sido testigos de matanzas y actos de valentía, de destrucción y pérdidas. Por el primer aniversario del conflicto les pedimos que reflexionaran sobre las imágenes que recuerdan.

—Patricia Nieto produjo y editó este boletín.


Que tengas un fin de semana estupendo. Si te gustó este boletín, compártelo con tus amigos, colegas y seres queridos. Y por favor, cuéntanos qué te parece.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

¿Qué sucede en Irán?

NY Report News

Elecciones en Brasil: cómo el canibalismo se volvió un tema central

NY Report News

La desaparición de los 43 de Ayotzinapa fue un “crimen de Estado”

NY Report News