NY Report News
Image default
AsylumBidenChildren and ChildhoodCoronavirus (2019-nCoV)Donald JHomeland Security DepartmentIllegal ImmigrationImmigration and EmigrationImmigration DetentionJoseph R JrMexicoRight ofTrumpUnited States International RelationsUnited States Politics and Government

El Título 42 ha permitido que muchos migrantes sean expulsados con rapidez y que otros se queden

Una regla de salud pública de emergencia ha permitido a los gobiernos de Donald Trump y Joe Biden expulsar rápidamente a los migrantes y bloquear la mayor parte del acceso al asilo en la frontera desde marzo de 2020, cuando la pandemia de coronavirus se ponía en marcha.

La restricción, conocida como Título 42, se ha convertido en la forma más eficaz para que los funcionarios gestionen un alto ciclo de migración en la frontera entre Estados Unidos y México. Pero en noviembre, un juez federal dictaminó que el programa tendría que terminar pronto. Diecinueve estados, en su mayoría liderados por republicanos, llevaron el asunto ante la Corte Suprema, argumentando que el levantamiento de la orden provocaría un aumento de la migración que podría poner a prueba sus recursos.

El 27 de diciembre, la Corte Suprema dijo que escucharía los argumentos del caso en febrero y que el Título 42 seguiría en vigor hasta que emitiera un fallo. El 7 de febrero, el gobierno pidió a la corte que desestimara la impugnación, alegando que el vencimiento de la emergencia de salud el 11 de mayo haría que el caso fuera irrelevante, porque la medida ya no estaría en vigor. La corte canceló los alegatos del caso y dijo que anunciaría su decisión en mayo.

El número de migrantes que cruzaron ilegalmente a Estados Unidos por la frontera sur durante el año fiscal 2021 fue el más alto registrado desde al menos 1960, y fue seguido por otro año récord en 2022. A continuación, ofrecemos algunos detalles sobre el Título 42.

En 2020, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) emitieron una orden de salud pública de emergencia que restringía la inmigración en las fronteras terrestres de Estados Unidos. La norma, conocida como Título 42, otorga a los agentes fronterizos la autoridad para expulsar rápidamente a los inmigrantes que cruzan la frontera de forma ilegal para evitar la propagación de enfermedades infecciosas.

Los expertos en salud pública han cuestionado la eficacia de la norma para prevenir la propagación de la pandemia de coronavirus. Y los defensores de la inmigración dicen que se está utilizando como un sustituto para los métodos de aplicación de la ley de inmigración no permitidos de otra manera por la ley. Tanto el gobierno de Trump como el de Biden han argumentado que no se trata de una política de inmigración. Sin embargo, cuando la inmigración ilegal aumentó significativamente a principios del gobierno de Biden, los funcionarios descubrieron que la restricción era la forma más eficaz de gestionar el abrumador número de inmigrantes que cruzaban a Estados Unidos.

En abril de 2022, los CDC declararon que ya no había motivos de salud pública para mantener la norma en vigor. El gobierno hizo planes para levantar la regla el 23 de mayo del año pasado, pero se retrasó por un recurso judicial.

Los defensores de los inmigrantes afirman que el uso del Título 42 ha sido el mayor obstáculo para acceder al asilo, un derecho internacional. La norma se ha utilizado para expulsar a inmigrantes en más de 2,5 millones de ocasiones desde el comienzo de la pandemia. En la mayoría de los casos, los agentes fronterizos devolvieron a los migrantes a México o directamente a sus países de origen en vuelos fletados.

En teoría, sí. Pero en la práctica, la norma no se ha utilizado de manera uniforme. Ello se debe a las exenciones humanitarias ofrecidas por el gobierno de Biden y a limitaciones operativas, como la falta de espacio para retener a los migrantes o la incapacidad del gobierno estadounidense para repatriar a personas de ciertos países debido a tensas relaciones diplomáticas. Desde el inicio del gobierno de Biden, más de un millón de personas han quedado exentas del Título 42 y, en su lugar, se les ha permitido entrar temporalmente en Estados Unidos para enfrentarse algún día a un proceso de expulsión ante un tribunal de inmigración. Otros han sido arrestados y detenidos o expulsados en virtud de otra ley.

La inconsistencia en el uso del Título 42 y los persistentes desafíos legales han llevado a un enfoque confuso y caótico de la seguridad fronteriza. El hecho de que a alguien se le permita permanecer en Estados Unidos al menos temporalmente o se le devuelva inmediatamente en virtud de la norma de salud pública ha variado día a día o incluso hora a hora, así como de un paso fronterizo a otro. Los inmigrantes no se enfrentan a un castigo por cruzar ilegalmente si son expulsados en virtud del Título 42, pero en virtud de las políticas habituales de control fronterizo, no es así. Algunos funcionarios y analistas creen que la norma de salud pública ha provocado en realidad un mayor número de cruces, ya que los migrantes desesperados que huyen de la violencia y la inestabilidad política se arriesgan a cruzar varias veces.

Los defensores de los inmigrantes y los derechos humanos aseguran queel Título 42 se ha empleado de manera inadecuada como una herramienta de seguridad que obliga a los migrantes a regresar a situaciones peligrosas. Human Rights First documentó 13.480 denuncias de violaciones, secuestros, torturas, asesinatos y otros ataques violentos contra personas que fueron expulsadas de Estados Unidos en virtud del Título 42 desde que el presidente Biden asumió el cargo.

No. En el gobierno de Biden, los niños que llegan solos a la frontera sin un padre o tutor no son objeto de expulsiones por motivos de salud pública. Fue uno de los primeros cambios que Biden hizo al llegar al cargo, y el hecho de eximirlos provocó un fuerte aumento del número de niños no acompañados que cruzaban la frontera.

Durante su primera conferencia de prensa como presidente, al inicio de un aumento dramático de los cruces fronterizos ilegales, Biden dijo: “Las únicas personas a las que no dejaremos esperando del otro lado del río Bravo —por su cuenta, sin ayuda— son los niños”.

En febrero de 2021, los CDC eximieron de la expulsión conforme al Título 42 a los menores migrantes que llegaran a la frontera sin un padre o tutor. Gracias a eso, miles de niños se han quedado semanas —y en algunos casos, meses— en refugios de emergencia que fueron creados con rapidez para albergarlos. En marzo de 2022, los CDC eliminaron la aplicación de la orden a los niños.

Durante el mandato del presidente Donald J. Trump, casi 16.000 niños que llegaron solos fueron expulsados conforme a la regla de salud pública.

Hasta el 7 de marzo, más de 7800 niños migrantes estaban retenidos en refugios del gobierno. Cuando el gobierno limita el acceso al asilo, muchos padres siguen decidiendo enviar solos a sus hijos a Estados Unidos porque saben que quedarán bajo custodia gubernamental. En los dos últimos años fiscales, que van de octubre a septiembre, más de 298.000 niños migrantes llegaron a la frontera estadounidense sin un padre o tutor legal, según datos del gobierno.

No, y esa ha sido una de las razones por las que el Título 42 no puede aplicarse a todos los migrantes. En enero de 2021, México puso en vigor una nueva ley según la cual no puede mantener a niños menores de 12 años bajo la custodia del gobierno. Esto forzó a Estados Unidos a admitir de manera temporal a algunas familias con niños pequeños que habían cruzado ilegalmente al sur de Texas.

Debido a que las autoridades migratorias de Estados Unidos están limitadas en cuanto al tiempo que pueden detener a los niños migrantes, han liberado a decenas de miles de familias tras darles la instrucción de reportarse con las autoridades migratorias. En el año fiscal 2022, más de 560.000 migrantes que viajaban en familia fueron detenidos cruzando de forma ilegal la frontera. En muchos casos, han sido liberados temporalmente en el país hasta que se enfrentan a un procedimiento de expulsión en un tribunal de inmigración. El gobierno de Biden está considerando reinstaurar la detención familiar una vez que se levante el Título 42, lo que ha suscitado críticas generalizadas. Biden puso fin a la detención de familias en 2021.

En ocasiones, los agentes fronterizos se han visto desbordados cuando grandes grupos de migrantes cruzan de manera ilegal al mismo tiempo.

Esto ha hecho que las zonas de espera lleguen al tope de su capacidad mientras los funcionarios realizan entrevistas y llenan papeleo, lo que ha provocado la liberación temporal de migrantes en Estados Unidos.

Los republicanos afirman que el número ha aumentado tanto porque Biden señaló durante su campaña presidencial que su gobierno sería más acogedor con los migrantes.

La expulsión de migrantes bajo la normativa de salud pública es mucho más rápida —demora un promedio de 15 minutos por persona— que en circunstancias normales, cuando las preguntas y el papeleo pueden llevar hasta dos horas, según el Departamento de Seguridad Nacional.

El gobierno de Biden ha concedido exenciones a la regla de salud pública por motivos humanitarios . Las razones han incluido casos en los que alguien necesita atención médica urgente o cuando los grupos defensores y las organizaciones internacionales consideraron que estos migrantes eran vulnerables; entre ellos hay personas transgénero y familias con niños pequeños que viven en lugares peligrosos a lo largo de la frontera.

En el último año fiscal, se concedieron exenciones humanitarias a más de 304.000 personas, según datos del gobierno. Pero el gobierno ha sido criticado por su falta de claridad y coherencia sobre quién puede optar a las exenciones humanitarias.

En algunos casos, Estados Unidos está limitado en cuanto a quién puede expulsar debido a las tensiones en los lazos diplomáticos con determinados países, entre ellos Cuba, Nicaragua y Venezuela. Cuando más venezolanos cruzaron la frontera este otoño, Estados Unidos obtuvo permiso del gobierno mexicano para expulsarlos a México en virtud de la regla de salud pública. Al mismo tiempo, Estados Unidos creó un estrecho programa de libertad condicional humanitaria para que los venezolanos pudieran solicitarla antes de llegar a Estados Unidos. Funcionarios dijeron que ambas medidas condujeron a una disminución en el número de venezolanos que cruzan de manera ilegal, y el gobierno abrió el programa a cubanos, haitianos y nicaragüenses el 5 de enero.

Anteriormente, la mayoría de los migrantes de Cuba, Nicaragua y Venezuela eran liberados en el país temporalmente. A menudo, los funcionarios de fronteras los liberan con la documentación incompleta, y se les indica que concierten una cita con funcionarios de inmigración dentro del país para que se pueda completar su papeleo, lo que da lugar a una nueva vía de importantes retrasos.

El gobierno también ha ampliado el uso de una aplicación electrónica, denominada CBP One, para que los inmigrantes concierten una cita con un funcionario estadounidense en un puerto de entrada para obtener una exención humanitaria del Título 42.

Una vez que se levante la orden de salud pública, las autoridades planean permitir a los migrantes programar citas para las solicitudes de asilo de la misma manera. Cruzar a Estados Unidos a través de un puerto de entrada oficial es mucho más seguro que, por ejemplo, cruzar a nado el río Bravo.

Cuando se levante el Título 42 el 11 de mayo, el gobierno de Biden volverá a aplicar las leyes fronterizas de la misma manera que lo hizo el gobierno durante décadas antes de la pandemia. Estas leyes dan a los inmigrantes la oportunidad de expresar a los agentes fronterizos su temor a regresar al país del que huyeron. Esta situación podría desencadenar un proceso de varios pasos y años de duración que podría llevar a un inmigrante a solicitar asilo y a esperar a que se acumule el trabajo en los tribunales de inmigración hasta que un juez conozca y decida sobre el caso.

Los funcionarios esperan que esto conduzca a un fuerte aumento en el número de migrantes que cruzan la frontera de forma irregular porque una vez más tendrán la oportunidad de solicitar asilo si son detenidos en el lado estadounidense. El gobierno de Trump introdujo múltiples cambios en la política de asilo, que ya estaba restringida antes de la pandemia. El gobierno está poniendo en marcha nuevas políticas para compensar la pérdida del Título 42, que ha permitido a los agentes fronterizos expulsar rápidamente a los migrantes.

En febrero, el gobierno propuso una norma que prohibiría a los inmigrantes pedir asilo si no lo solicitan primero en uno de los países que han atravesado para llegar a Estados Unidos o si no lo solicitan primero a través de una vía legal. La administración también planea acelerar el proceso de lo que se conoce como expulsión acelerada mediante la realización de entrevistas para comprobar si el temor del inmigrante a regresar a su país cumple los requisitos para ser considerado solicitante de asilo. El proceso se acortaría a unos pocos días, frente a los 10 días habituales. Los defensores de los inmigrantes afirman que no es tiempo suficiente para que los inmigrantes se preparen para estas entrevistas.

Los defensores de la inmigración e incluso miembros del propio partido de Biden dicen que las restricciones al acceso al asilo son similares a las políticas de la era Trump que los demócratas condenaron anteriormente y están en contraste directo con las promesas de campaña del presidente de restaurar el asilo. Los funcionarios del gobierno de Biden rechazan cualquier comparación con la administración anterior y dicen que sus políticas se centran en encontrar formas de disminuir el número de cruces ilegales y ampliar la capacidad de los migrantes para buscar vías legales.

“El gobierno de Biden sigue presentando políticas anteriores inhumanas y crueles como si fueran a ser más humanas”, dijo el 10 de marzo Guerline Jozef, directora de la organización de defensa de los inmigrantes Haitian Bridge Alliance. “Es inaceptable que sigamos así”.

Eileen Sullivan es una corresponsal en Washington que cubre el Departamento de Seguridad Nacional. Antes trabajó en Associated Press, donde ganó un Premio Pulitzer en la categoría de periodismo de investigación. @esullivannyt

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

El mundo ama los corridos tumbados. En México, es complicado

NY Report News

La explotación laboral de niños migrantes ha aumentado en EE. UU.

NY Report News

Irán y Nicaragua discutieron la posibilidad de una cooperación militar, según informe filtrado

NY Report News