NY Report News
Image default
AdulteryAlvinBraggCampaign FinanceCliffordCohenDistrict AttorneysDonald JFrauds and SwindlingManhattan (NYC)Michael D (1966- )Presidential Election of 2016Stephanie (1979- )Trump

Entrega y acusación de Donald Trump: lo que sabemos

Se espera que Donald Trump, el primer presidente estadounidense acusado de un delito, se entregue a las autoridades en Manhattan el martes, y comparezca en la sala del tribunal por la tarde.

Aunque Trump fue acusado la semana pasada, la audiencia del martes marcará la primera vez que se revelen los cargos en el caso, que se enfoca en la participación del expresidente en el pago de dinero para silenciar a una estrella de cine para adultos, Stormy Daniels, quien dijo que había tenido una aventura con él.

Un grupo de seguidores de Trump, entre ellos la congresista Marjorie Taylor Greene de Georgia, han planeado u mitin en las afueras del tribunal para protestar contra el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin L. Bragg, quien presentó los cargos. Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de varias agencias se han estado preparando durante semanas para la posibilidad de que haya protestas o escándalos.

Bragg ha estado indagando en los pagos por silencio desde el verano pasado, pagos que fueron realizados por Michael D. Cohen, solucionador de problemas de Trump en aquel entonces. Los fiscales formaron un gran jurado en enero, y los jurados votaron para acusar a Trump la semana pasada. Si bien los hechos son dramáticos y la acusación resulta explosiva, el caso contra Trump podría descansar en una teoría legal que no se ha sometido a prueba. No será sencillo asegurar una condena.

Esto es lo que sabemos, y no sabemos del caso penal contra Trump:

Los cargos contra Trump aún no se han divulgado, aunque dos personas con conocimiento del asunto dijeron que hay más de dos decenas de cargos en la acusación.

Se espera que los cargos surjan de un pago que se le hizo a Daniels, quien en octubre de 2016, durante las últimas semanas de la campaña presidencial, intentaba vender su historia de una aventura con Trump.

En un principio, los representantes de Daniels contactaron a The National Enquirer para ofrecerle derechos exclusivos de la historia. David Pecker, el editor del tabloide y aliado de Trump, había acordado buscar notas que pudieran ser dañinas para Trump en la campaña de 2016 y en un momento incluso acordó comprar la historia del amorío de otra mujer con Trump y nunca publicarla, una práctica conocida como “atrapar y matar”.

Pero Pecker no compró la historia de Daniels. En lugar de ello, él y el principal editor del tabloide, Dylan Howard, ayudaron a gestionar un acuerdo separado entre Cohen y la abogada de Daniels.

Cohen pagó 130.000 dólares y Trump luego le rembolsó el dinero desde la Casa Blanca.

En 2018, Cohen se declaró culpable de varios cargos, entre ellos crímenes federales de financiamiento de campaña relacionados con el dinero pagado por el silencio de Daniels. El pago, según concluyeron los fiscales federales, equivalía a una donación impropia a la campaña de Trump.

En los días posteriores a la declaración de culpabilidad de Cohen, la oficina del fiscal de distrito abrió su propia investigación penal sobre el asunto. Si bien los fiscales federales se centraron en Cohen, la investigación del fiscal de distrito se centraría en Trump.

Trump llegó a Nueva York el lunes luego de viajar desde su propiedad de Mar-a-Lago en Florida y pernoctó en la Trump Tower.

Se espera que se dirija el martes al sur de Manhattan para entregarse en la oficina de la fiscalía de distrito de Manhattan, antes de ser procesado en el edificio de los tribunales penales de Manhattan.

Trump será guiado a través de los pasos de rutina del procesamiento de arresto por delitos graves en Nueva York.

Si bien lo normal es que los acusados arrestados por delitos graves sean esposados, no está claro si se hará una excepción para un expresidente. La mayoría de los acusados están esposados a la espalda, pero a algunos acusados de delitos de cuello blanco que se considera que representan un menor peligro se les aseguran las manos al frente.

Es casi seguro que Trump esté acompañado en cada paso por agentes armados del Servicio Secreto de EE. UU, desde el momento en que sea detenido hasta su comparecencia ante un juez en el imponente Edificio de Tribunales Penales. La ley requiere que estos agentes lo protejan en todo momento.

La seguridad del tribunal la brindan los oficiales de la corte estatal, con quienes el Servicio Secreto ya ha trabajado antes. Pero el principal vocero de la agencia federal, Anthony J. Guglielmi, dijo que no podía comentar sobre las medidas que habría para Trump.

Después de que sea procesado, es casi seguro que será puesto en libertad previo compromiso con el tribunal, porque es probable que la acusación solo contenga cargos de delitos graves no violentos; según la ley de Nueva York, los fiscales no pueden solicitar que se detenga a un acusado bajo fianza en tales casos.

Cuando se declaró culpable en el tribunal federal, Cohen señaló a su jefe. Dijo que había sido Trump quien lo instruyó para que sobornara a Daniels, algo que los fiscales luego corroboraron.

Los fiscales también cuestionaron los cheques que Trump le emitía mensualmente a Cohen para reembolsarlo. En documentos judiciales indicaron que la empresa de Trump “contabilizó falsamente” los pagos mensuales como gastos legales y que los registros de la compañía mencionaban un acuerdo de anticipos con Cohen. Si bien Cohen era un abogado y se convirtió en el abogado personal de Trump luego de que este asumió el cargo, no hubo ningún acuerdo de este tipo y el rembolso no estaba relacionado a ningún servicio legal brindado por Cohen.

Cohen ha dicho que Trump estaba al tanto del acuerdo falso de anticipo de honorarios, una acusación que podría constituir la base del caso contra el expresidente.

En Nueva York, falsear registros de negocios puede constituir un delito, si bien uno menor. Para que el delito ascienda a delito grave, los fiscales del equipo de Bragg deben mostrar que la “intención de defraudar” de Trump incluía la intención de cometer u ocultar un segundo delito.

En este caso, el segundo delito podría ser una infracción a la ley electoral. Si bien el dinero que se paga a cambio de silencio no es por sí mismo ilegal, los fiscales podrían argumentar que los 130.000 dólares en efecto se convirtieron en una donación indebida para la campaña de Trump, bajo la teoría de que benefició a su candidatura al acallar a Daniels.

Podría ser difícil condenar a Trump o enviarlo a prisión. En primer lugar, los abogados de Trump seguramente atacarán la credibilidad de Cohen mencionando sus antecedentes penales. Los fiscales podrían contraatacar diciendo que el excolaborador de Trump mintió hace años por su jefe y ahora está en una mejor posición de brindar detalles de la conducta de Trump.

El caso contra Trump también podría girar sobre una teoría legal que no ha sido probada.

Según los juristas, los fiscales de Nueva York nunca antes han combinado un cargo de falsificación de registros comerciales con una infracción a la ley estatal electoral en un caso relacionado con unas elecciones presidenciales, o con alguna campaña federal. Debido a que es un terreno legal inexplorado, es posible que un juez lo desestime o reduzca el cargo de delito grave a un delito menor.

Incluso si el cargo procediera, equivale a un delito menor de nivel inferior. Si al final Trump fuera declarado culpable, enfrentaría una sentencia de máximo cuatro años, y no sería obligatorio pasar tiempo en prisión.

Trump respondió en un comunicado, en el que decía que el voto del gran jurado de Manhattan era “una Persecución política e Interferencia Electoral del mayor nivel de la historia”.

El comunicado de Trump se hacía eco de lo que ha sido un esfuerzo extraordinario y vertiginoso para tratar de evitar que Bragg lo acuse.

Sin embargo, el comunicado fue notable por su tono agresivo contra la fiscalía, y un indicio de lo que podría estar por venir.

“Los demócratas han mentido, hecho trampa y robado en su obsesión de intentar ‘Atrapar a Trump’, pero ahora han hecho lo impensable”, escribió Trump. “Acusando a una persona completamente inocente”.

Presentó la investigación que resultó en la acusación como la más reciente en una larga retahíla de indagaciones penales que ha enfrentado, ninguna de las cuales ha resultado en cargos.

Michael Gold colaboró con reporteo.

Jonah E. Bromwich cubre justicia penal en Nueva York, con énfasis en la oficina de la fiscalía de distrito de Manhattan, las cortes penales estatales en Manhattan y las cárceles de la ciudad de Nueva York. @jonesieman

Ben Protess es reportero de investigación y cubre el gobierno federal, la aplicación de la ley y varias investigaciones penales relacionadas con el expresidente Trump y sus aliados. @benprotess

William K. Rashbaum es redactor sénior en la sección Metro, donde cubre temas de corrupción política y municipal, tribunales, terrorismo y otros temas relacionados con la aplicación de la ley. Formó parte de un equipo galardonado con el Premio Pulitzer 2009 en la categoría de noticias de última hora. @WRashbaum • Facebook


Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Un paro nacional en Argentina pone a prueba las propuestas de Milei

NY Report News

La lección más importante de la victoria de Javier Milei

NY Report News

Donald Trump, el caso en Georgia y una imagen histórica

NY Report News