NY Report News
Image default
Midterm Elections (2022)Polls and Public OpinionProject DemocracyUnited States Politics and GovernmentVoter Fraud (Election Fraud)Voting and Voters

La derecha moviliza a las organizaciones de activistas que monitorean las elecciones en EE. UU.

En la víspera de una segunda vuelta de elecciones primarias en junio, un candidato republicano a secretario de Estado de Carolina del Sur envió un mensaje a sus partidarios.

“Para todos los del equipo que van a monitorear las urnas mañana, buena caza”, escribió Keith Blandford, un candidato que en Telegram, la aplicación de redes sociales, promovió la falacia de que se le robó la victoria a Donald Trump en las elecciones de 2020. “Ya saben lo que tienen que buscar. Ahora que el enemigo está a la defensiva, refuercen el ataque”.

Al día siguiente, activistas se dispersaron por las casillas electorales en Charleston, Carolina del Sur, y exigieron inspeccionar el equipo de votación y tomar fotografías y video. Cuando los trabajadores electorales rechazaron sus peticiones, algunos regresaron con agentes de policía para denunciar sellos rotos o extraviados en las máquinas de votación, según correos electrónicos que fueron enviados por funcionarios locales a la comisión electoral estatal. No había ningún sello roto ni extraviado.

Luego de que Blandford perdió, los activistas publicaron en línea una lista de más de 60 “anomalías” que observaron, suficientes para haber cambiado el resultado de la contienda, afirmaban. Se refirieron al operativo como un “programa piloto”.

El episodio es uno de muchos que tienen a los funcionarios electorales en alerta ahora que inician las votaciones para las elecciones de mitad de mandato, la prueba más importante que ha enfrentado el sistema electoral estadounidense desde que las mentiras de Trump sobre los resultados de 2020 instigaron un ataque contra el proceso democrático.

En los dos años transcurridos desde entonces, grupos de activistas de derecha se han aliado para difundir afirmaciones falsas sobre fraude electoral generalizado y mala praxis. Ahora, esos activistas se están inmiscuyendo en el conteo de votos, en un esfuerzo amplio y agresivo para monitorear la votación en busca de evidencia que confirme sus teorías. Muchos activistas han sido movilizados por las mismas personas que trataron de revocar la derrota de Trump en 2020.

Sus tácticas en las elecciones primarias han hecho que los funcionarios se preparen para una nueva gama de disputas, como observadores y trabajadores electorales alborotadores, estrategias judiciales agresivas, impugnación de votantes y papeletas y patrullajes parapoliciales en busca de fraude.

Funcionarios electorales, tanto republicanos como demócratas, concuerdan en que es poco probable que estas iniciativas generen un desorden generalizado. Afirman que están preparados para contar con precisión las decenas de millones de votos que esperan recibir en las próximas semanas. Pero situaciones como la de Carolina del Sur conllevan consecuencias, pues engendran desinformación y propagan dudas acerca de los resultados, sobre todo en las contiendas cerradas.

“De cierto modo, es la manifestación de una profecía autorrealizada”, dijo Tammy Patrick, quien trabaja con funcionarios electorales como asesora principal en el Fondo para la Democracia. Los activistas que están preparados para detectar la falta de ética profesional son más propensos a exagerar los pequeños errores y causar disturbios “que no harán más que apuntalar sus denuncias”, explicó.

Entrevistas con funcionarios electorales y activistas, análisis de documentos públicos y correos electrónicos de planificación obtenidos por The New York Times muestran que la amplia red de organizadores incluye a funcionarios del Partido Republicano, grupos conservadores populares y los elementos más conspirativos del movimiento de negación electoral.

Al parecer, los grupos recurren a las tácticas que se utilizaron hace dos años: recopilar testimonios de funcionarios de casilla aliados del Partido Republicano, los empleados temporales que supervisan los centros de votación y observadores electorales, los voluntarios que monitorean las operaciones, con el fin de respaldar impugnaciones y rebatir resultados.

“Ahora estamos 100 veces más preparados”, dijo en una entrevista Stephen K. Bannon, exasesor de Trump que participó en los intentos de anular la elección de 2020. Bannon es presentador de un pódcast que se ha convertido en una cámara de compensación para los activistas electorales de la derecha. “Vamos a adjudicar la victoria en cada batalla. Esa es la diferencia”.

En julio, Bannon fue declarado culpable por desacato al Congreso por no cooperar con el comité de la Cámara de Representantes, responsable de investigar el ataque del 6 de enero de 2021. El lunes, los fiscales recomendaron una sentencia de seis meses en prisión, mientras que Bannon sostuvo que no debía pasar tiempo en la cárcel.

Desde hace tiempo, tanto demócratas como republicanos han reclutado a observadores y trabajadores electorales para supervisar las votaciones y anticiparse a disputas. Pero este año, los funcionarios están contemplando la posibilidad de que esos esfuerzos puedan quedar en manos de activistas que difunden teorías fantásticas o desacreditadas.

Los funcionarios vieron pruebas de estos nuevos operativos en las elecciones primarias. En Míchigan, un trabajador de casilla fue acusado de manipular una computadora de votación. En Texas, unos activistas siguieron a funcionarios electorales hasta sus oficinas y trataron de entrar en áreas restringidas. En Alabama, activistas intentaron insertar papeletas falsas en una máquina durante una prueba pública.

En Kansas, los activistas financiaron un recuento de una medida electoral sobre el derecho al aborto que requería que el condado de Johnson contara a mano un cuarto de millón de votos, a pesar de que la medida fracasó por 18 puntos porcentuales. Fred Sherman, el jefe electoral del condado, dijo que algunos trabajadores involucrados parecían negar las elecciones. Dijo que tuvo que llamar a la policía para sacar a uno que violó la seguridad. El recuento transcurrió sin problemas, agregó, pero fue “aterrador”.

“Debemos tener en cuenta que es posible que existan personas que no tengan las mejores intenciones desde el punto de vista de la integridad electoral”, dijo Sherman.

Los funcionarios electorales se han preparado durante meses para estos retos. Algunos han participado en ejercicios organizados por el FBI sobre cómo lidiar con amenazas, incluso agresiones físicas contra trabajadores electorales. Han ofrecido a su personal capacitación para la “reducción de hostilidades”. Algunos han cambiado sus oficinas, pues han añadido cercas y otras barreras.

“Cuando la gente ve que todos trabajamos duro y con ética hacia la misma meta, ¿quién querría alterar eso?”, preguntó Stephen Richer, registrador del condado de Maricopa en Arizona.

Los activistas afirman que están tratando de garantizar que todas las reglas sean acatadas y que solo los votantes que cumplen los requisitos tengan acceso al sufragio.

“Tenemos a personas capacitadas que conocen la ley, por lo que pueden observar, documentar y reportar cuando las cosas no se realizan conforme dicta la ley”, dijo hace poco en el pódcast de Bannon Cleta Mitchell, organizadora de uno de los grupos nacionales que capacitan activistas y abogada que ayudó a Trump en sus impugnaciones vanas de 2020. Mitchell comentó que su red había capacitado a más de 20.000 personas para formar lo que ella describió como una “agencia de detectives ciudadanos”.

Mitchell no respondió a las solicitudes para que ofreciera comentarios.

En muchos lugares, los partidos políticos influyen de manera directa en el reclutamiento de trabajadores y observadores electorales. El Comité Nacional Republicano declaró que había desplegado a más de 56.000 trabajadores y vigilantes en las elecciones primarias y especiales este año y esperaba aumentar ese número en las elecciones generales. En varios estados bisagra, el comité también contrató lo que llamó funcionarios de “integridad electoral”.

El Comité Nacional Demócrata considera sus esfuerzos como una “protección a los votantes” y ha contratado a 25 directores y 129 miembros de personal en todo el país. El comité no reveló la cifra total de trabajadores ni observadores electorales que reclutó.

Tanto demócratas como republicanos han lanzado un bombardeo anticipado de litigios electorales: 96 demandas, según Democracy Docket, un grupo jurídico electoral de izquierda. El recuento está distribuido con bastante equilibrio entre ambos bandos.

Es una situación que recuerda a lo que sucedió en 2020 porque muchas de las disputas se enfocan en la votación en ausencia: más de la mitad de las demandas interpuestas por grupos de afiliación republicana están relacionadas con las normas de voto por correspondencia, por ejemplo, cómo enmendar errores en una papeleta, según Democracy Docket.

Algunos defensores del derecho al voto y grupos demócratas afirman que están alertas ante otra similitud con 2020, cuando Trump y sus aliados impidieron que se certificaran los resultados.

“Existe la preocupación subyacente de que, en algunos de estos lugares donde los políticos certifican la elección, quizá no la certifiquen y se desate una crisis”, dijo Jonathan Greenbaum, abogado jefe de Lawyers’ Committee for Civil Rights Under Law, un grupo jurídico apartidista por los derechos civiles.

Algunas de las personas involucradas en las disputas de 2020 ahora son organizadores líderes.

Patrick Byrne, exdirector ejecutivo de Overstock.com y activista que impulsa teorías de conspiración electoral, está reclutando personas a través de su grupo, Proyecto América. Michael Flynn, el primer asesor de seguridad nacional de Trump, es cofundador y asesora a esa organización. (Ambos hombres asistieron a una reunión de diciembre de 2020 en la Casa Blanca donde Flynn instó a Trump a apoderarse de las máquinas de votación).

En Míchigan, un funcionario estatal del partido se identifica en los documentos como el director estatal de la estrategia de Proyecto América, llamada Operación Eagles Wings. Ese funcionario también se coordina con la Red de Integridad Electoral de Mitchell, que organiza llamadas estratégicas y capacitación, según los correos electrónicos obtenidos por el Times.

En su pódcast War Room, Bannon le dice a su audiencia que los demócratas solo ganarán las elecciones si las roban. Él y sus aliados pueden impedir esto al “tomar el control del aparato electoral”, comentó en su programa este mes.

Bannon ha estado dirigiendo a sus seguidores a sitios web que motivan una especie de vigilancia clandestina de las elecciones. The Gateway Pundit, un sitio web de derecha, insta a los activistas para que exijan que a los observadores se les permita supervisar mientras las papeletas se suben a los camiones en las oficinas postales e insistir en acercarse más al conteo de papeletas de lo permitido por las normas.

Bannon también ha incitado a su audiencia a abordar a los partidos locales, que en algunos estados están a cargo de seleccionar a los trabajadores de casilla.

En el condado de El Paso, Colorado, la directora local del Partido Republicano, que coincide con figuras influyentes del movimiento de negación electoral, le pidió al secretario del condado que depusiera a varios trabajadores electorales que habían servido desde hace años a quienes describió en un correo electrónico como “desleales” al partido. El secretario, Chuck Broerman, dijo que cumplió la petición muy a su pesar, ya que estaba obligado por la ley.

“Los individuos que están desplazando han sido republicanos trabajadores y dedicados desde hace mucho”, dijo Broerman, quien también fue presidente del partido en el condado.

En Carolina del Norte, un grupo de derecha dedicado a la “integridad electoral” dijo que capacitó a 1000 observadores electorales en el estado, con la ayuda de la red de Mitchell. Algunos fueron objeto de decenas de quejas durante las primarias.

En el condado de Pasquotank, uno estaba “intimidando a los trabajadores electorales porque salió varias veces del recinto para ‘reportarse con su cuartel general’”, según las denuncias obtenidas por el Times.

Para abordar las quejas, el estado redactó una propuesta de cambios que habrían facilitado la destitución de un observador electoral por mala conducta. La comisión de reglas controlada por los republicanos las rechazó después de un torrente de correos electrónicos y testimonios públicos de activistas locales.

Mitchell fue una de las personas que intervino. Los cambios estaban tratando de frenar “el interés entusiasta” que los ciudadanos tenían en el proceso electoral, dijo.

Alexandra Berzon es una reportera de investigación ganadora del Premio Pulitzer para la sección de Política, que se enfoca en los sistemas electorales y la votación. Antes fue reportera de investigación en The Wall Street Journal y cubrió la industria de las apuestas y la seguridad en el lugar de trabajo. @alexandraberzon

Nick Corasaniti cubre la política nacional. Fue uno de los principales reporteros que cubrieron la campaña presidencial de Donald Trump en 2016 y ha estado escribiendo sobre las campañas presidenciales, del Congreso, de gobernadores y alcaldías para el Times desde 2011. @NYTnickc • Facebook


Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Robert Menendez, auge y caída

NY Report News

Ansiedad y noches sin dormir: cómo es vivir cerca de una mina de bitcóin

NY Report News

China logró producir autos eléctricos baratos. EE. UU. tiene que intentarlo también

NY Report News