NY Report News
Image default
AsylumIllegal ImmigrationImmigration and EmigrationRight ofUnited States Politics and Government

Los migrantes pueden salvar la democracia de EE. UU.

Yo era una niña en Ecuador en la década de 1990, una época en la que América Latina se tambaleaba por los efectos de décadas de golpes de Estado, dictaduras y represión política. Mis padres nos transmitieron a mí y a mi hermano su odio incondicional por el autoritarismo y quienes lo fomentan: personas de voluntad débil que valoran sus propias carreras por encima de la constitución de su país, la población desvinculada e indiferente.

Los hombres blancos conservadores, el pilar del bloque de votantes que se siente invisible e ignorado, cuyo genio pasa desapercibido y cuyo valor no se pone a prueba, ahora tienen la oportunidad de ser los protagonistas que ellos suponen por haber nacido aquí. Sin embargo, deben saber de corazón que no son los niños morenos, negros y no binarios quienes amenazan la posición de Estados Unidos en el mundo, sino los hombres como ellos, azuzados por el artificio militar.

Por ejemplo, el gobernador de Texas, Greg Abbott, y su proyecto fronterizo antiinmigración, Operation Lone Star, que, entre otras cosas, utilizó leyes estatales de allanamiento mientras estuvo en vigor el Título 42 para detener a migrantes cuando cruzaban terrenos privados. Cada semana, devoró 2,5 millones de dólares de los contribuyentes mientras se desplegaban miembros de la Guardia Nacional a su discreción para detener casos aislados de cruces fronterizos. Es ridículo. Pero seguramente lo hizo sonar como a un vaquero.

El miércoles de la semana pasada, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, firmó una legislación que exige que los hospitales recopilen información migratoria de todos los pacientes y prohíbe que los gobiernos locales emitan cualquier forma de identificación a los indocumentados. La nueva ley tendrá un efecto escalofriante que podría hacer que los residentes del estado sean renuentes a decirle a las personas indocumentadas en dónde hay un comedor de beneficencia, a llevarlos a un doctor o animarlos a continuar sus estudios. Anula los permisos de conducir válidos que se expiden en otros estados a “extranjeros ilegales”. Criminaliza a cualquiera que contrate a un trabajador indocumentado. Es un enorme despilfarro del dinero de los contribuyentes y de las asignaciones antiterroristas. Y es antiestadounidense.

Los migrantes creemos en la historia estadounidense sobre la libertad y el autogobierno. De hecho, nadie lo cree más que nosotros. Los migrantes que se encuentran ahora mismo en la frontera están allí porque creen que todos nacemos con el derecho otorgado por Dios a la autodeterminación. Estaban dispuestos a arriesgarlo todo por su creencia en la libertad, por su creencia en el tipo de libertad por la que se lucha. Los seres humanos que han conocido la libertad durante toda su vida no pueden apreciarla de manera plena, del mismo modo que los peces no pueden apreciar realmente el agua.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Estos son los colaboradores de Biden que lo ayudarán en su campaña por la reelección

NY Report News

Los ‘dreamers’ del programa DACA podrán beneficiarse del Obamacare

NY Report News

Texas transportó en bus a 50.000 migrantes. Ahora quiere arrestarlos

NY Report News