NY Report News
Image default
ParalysisPoliomyelitisVaccination and Immunization

Recomendaciones sobre la polio en EE. UU.

Un subgrupo más pequeño de personas que contraen polio (menos de una de cada 100, según los CDC) desarrollan síntomas que afectan el cerebro y la médula espinal. Algunas de esas personas pueden experimentar una sensación de hormigueo en las piernas, a menudo descrita como pinchazos de alfileres y agujas. Otros, aproximadamente una de cada 25 personas, pueden desarrollar meningitis, que consiste en la inflamación de las membranas que cubren el cerebro, la médula espinal o ambos.

Los CDC estiman que una de cada 200 personas con polio experimenta parálisis o debilidad en los brazos, piernas o ambos. La parálisis generalmente ocurre en un lado del cuerpo, dijo Gail Shust, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas en NYU Langone Health. En casos raros, la parálisis relacionada con la poliomielitis puede ser fatal porque el virus afecta los músculos que ayudan a respirar.

Incluso después de que alguien se recupera de la polio, puede desarrollar dolores musculares, debilidad o parálisis entre 15 y 40 años después. Los niños que se recuperan de la polio pueden experimentar el síndrome pospolio como adultos, con debilidad muscular, fatiga y dolor en las articulaciones décadas después de la infección inicial. No está claro por qué solo algunas personas desarrollan el síndrome pospoliomielitis, pero quienes experimentaron casos graves de poliomielitis pueden ser más susceptibles.

La poliomielitis es muy contagiosa. Se propaga de persona a persona, por lo general, cuando alguien está en contacto con las heces de una persona infectada y luego se toca la boca. Esto es particularmente preocupante para los niños menores de 5 años, quienes según Esper, pueden tener dificultades con la higiene de las manos. “Todo adulto que tiene hijos sabe que así es como se propagan los gérmenes”, dijo. Con menos frecuencia, la poliomielitis se puede propagar cuando las gotículas de una persona infectada al estornudar o toser entran en la boca de alguien.

Y al igual que con la COVID-19, es posible propagar el virus incluso si alguien no tiene síntomas.

La vacuna oral contra la poliomielitis, que ayudó a Estados Unidos a eliminar esa enfermedad y ya no se administra en el país, contiene poliovirus vivo debilitado. Es seguro y efectivo, pero en casos muy raros, el virus debilitado de la vacuna puede causar parálisis en otras personas. Esto es principalmente una preocupación para las personas no vacunadas, a quienes se les puede propagar el virus derivado de la vacuna, y para las personas inmunodeprimidas, que es posible que no desarrollen inmunidad con la vacuna. En casos excepcionalmente raros, aproximadamente uno por cada 2,4 millones de dosis de la vacuna oral, el virus vivo debilitado puede ocasionar parálisis en la persona que recibió la vacuna, dijo Paul Offit, experto en vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia. Pero la principal preocupación es que el virus de la vacuna pueda circular y propagarse en las comunidades insuficientemente inmunizadas.

Funcionarios de salud en Nueva York confirmaron que la persona del condado de Rockland estuvo expuesta a alguien que recibió la vacuna oral contra la poliomielitis, que mutó a una forma patógena del virus. La persona de Rockland no estaba vacunada, lo que la hacía vulnerable a enfermarse de polio.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Lo que la gente no entiende sobre la violación

NY Report News

La variante JN.1 ya domina en EE. UU.

NY Report News

Bill Gates: ‘Estamos en una peor situación de lo que esperaba’

NY Report News