NY Report News
Image default
AbbottAdamsBidenChicago (Ill)Eric LGregory W (1957- )Immigration and EmigrationJoseph R JrNew York CityNew York StateNY)Politics and GovernmentPort Authority Bus Terminal (ManhattanVenezuelaWashington (DC)

Lejos de la frontera, los autobuses con migrantes han empezado a llegar

Más de una semana antes de la fecha prevista del fin del Título 42, un autobús llegó a la terminal de autobuses Port Authority en el centro de Manhattan a las 7 a. m. en punto. A bordo iban 41 migrantes recién llegados.

La mayoría eran familias con niños y casi todos eran de Venezuela, comentó Ilze Thielmann, de Team TLC NYC, un grupo de voluntarios que ofrece apoyo a quienes acaban de llegar. Un segundo autobús arribó alrededor de la 1 p. m. con 50 pasajeros, indicó el grupo.

A un año del primer pico en la llegada de migrantes en la ciudad de Nueva York, la venida de autobuses a Port Authority se ha convertido en una operación muy controlada: los migrantes que arriban son recibidos por voluntarios y luego trasladados rápidamente a centros organizados por el municipio a fin de ponerlos en contacto con servicios y refugios que a menudo operan en hoteles y otras instalaciones.

Los autobuses llegaron un poco más lentamente a principios de año, pero ahora la ciudad se prepara para que vengan muchos más.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, republicano, ha reanudado un programa implementado el año pasado en el que envía a los migrantes a ciudades gobernadas por demócratas, entre ellas Los Ángeles, Chicago, Denver y Washington, D. C.

Manuel Castro, comisionado de inmigración de la ciudad de Nueva York, dijo que en las próximas semanas podrían llegar hasta 1000 migrantes al día.

La semana pasada, Castro dijo a la prensa en la terminal de autobuses que el gobernador Abbott “claramente los está usando para fines políticos”, haciéndose eco de las declaraciones del alcalde Eric Adams, quien está enfrascado en una lucha retórica con el líder de Texas desde el verano pasado. El alcalde también ha criticado al presidente Joe Biden por no hacer más para ayudar a que las ciudades afronten la situación.

“Se está convirtiendo más en algo parecido a una crisis porque el gobierno federal se rehúsa a intervenir para detener lo que está haciendo el gobernador Abbott y brindar alivio inmediato a la gente”, añadió Castro.

Por su parte, Abbott dijo la semana pasada que su estado continuaría con “este programa necesario” para aliviar a las ciudades fronterizas.

Chicago ha enfrentado presiones similares y un dilema parecido al de Nueva York: muchos de sus habitantes aceptan con beneplácito la reputación de sus ciudades como santuario para los nuevos inmigrantes, pero la llegada de más de 8000 migrantes ha puesto a prueba su disposición. (A Nueva York han llegado casi 60.000, pero no todos se han quedado).

En Washington, D. C., un aumento en la llegada de personas migrantes podría empeorar una situación de por sí complicada para las organizaciones que intentan conseguir vivienda y servicios para los que fueron enviados en autobuses a la ciudad la semana pasada, comentó Diana Fula de la Congregation Action Network. Fula dijo que los hoteles que han servido de refugios temporales están llenos.

“Terminaremos por ver a los migrantes durmiendo en carpas o junto a los autos porque así es como el gobierno está tratando a los migrantes que no tienen ninguna otra opción; pronto esta será nuestra realidad en la ciudad”, dijo en una entrevista telefónica.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Qué significa ser texano: así es la transformación demográfica del estado

NY Report News

Los vuelos de deportación de EE. UU. a Venezuela están en el limbo

NY Report News

La tauromaquia a debate

NY Report News