NY Report News
Image default
Sin categoría

La protesta de los papeles en blanco

La mecha de la indignación ardió con un incendio en la parte occidental de China.

Diez personas murieron en un edificio de apartamentos y empezó a correr la sospecha de que los esfuerzos de rescate fueron entorpecidos por las estrictas restricciones de movilidad por la pandemia. Las redes sociales estallaron. Surgieron vigilias en distintas ciudades. En Shanghái alguien incluso llegó a pedir la dimisión del líder del país, Xi Jinping, quien acaba de renovar su mandato el mes pasado.

Hay que recordar que el gobierno chino sigue comprometido con una férrea “política covid cero”, que involucra cuarentenas, confinamientos y pruebas masivas con un gran costo social. Escriben nuestros corresponsales de China:

La omnipresencia de las restricciones de covid en China ha creado un foco de indignación que trasciende la clase y la geografía. Los trabajadores migrantes que luchan contra la escasez de alimentos y el desempleo durante los cierres que duran semanas, los estudiantes universitarios retenidos en los campus, los profesionales urbanos exasperados por las restricciones de viaje: la raíz de sus frustraciones es la misma.

Las protestas han sorprendido por su amplitud y su audacia en un país con poca movilización política. También ha llamado la atención la creatividad con la que se ha sorteado la represión y la censura: en Pekín se han usado pancartas con fórmulas matemáticas, mensajes aparentemente positivos en redes sociales y hojas de papel en blanco.

“La gente tiene un mensaje común”, dijo Xiao Qiang, investigador en la Universidad de California en Berkeley. “Saben lo que quieren expresar y las autoridades también lo saben, así que la gente no necesita decir nada. Si levantas un papel en blanco, entonces todos saben lo que quieres decir”.

Hay un poder sutil en “tomarse las cosas a la ligera”, escribe Carolyn Todd, periodista de temas de salud. Los expertos indican que cultivar la despreocupación o la ligereza es importante para el bienestar.

“Incluso en los días sombríos, trato de encontrar algo que me haga reír o sonreír, aunque sea un tonto meme de gatos”, dijo una humorista.

Pero optar por un poco de humor puede parecer superficial o trivial en el mundo en el que vivimos: recesión, guerra, pandemia, delincuencia, cambio climático, polarización. ¿Qué opinas? ¿Cuánta ligereza podemos permitir en nuestras vidas? Cuéntanos en los comentarios de la nota.


Volveremos el viernes. Si te gustó este boletín, compártelo con tus amigos, colegas y seres queridos (y no tan queridos). Y por favor, cuéntanos qué te parece.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Otro invierno pandémico – The New York Times

NY Report News

Historia de dos naufragios – The New York Times

NY Report News

Los jefes de Silicon Valley van de salida

NY Report News