NY Report News
Image default
Conservative Party (Great Britain)Economic Conditions and TrendsGreat BritainPolitics and GovernmentRishi (1980- )Sunak

Rishi Sunak no salvará el Reino Unido

Es un mal momento para que el país esté en sus desapasionadas manos. La inflación se sitúa por encima del 10 por ciento. La calidad de vida se ha deteriorado, y los británicos han experimentado la mayor caída del ingreso disponible desde que se tienen registros. Por primera vez, se dice que la demanda de bancos de alimentos supera la oferta. Los cortes de suministro energético podrían llegar en enero. En abril, tras otra subida de las facturas, el número de personas en la pobreza energética podría alcanzar los 10,7 millones. Los retrasos de las ambulancias son ahora una “amenaza para la vida” palpable. La economía está anémica, y se prevé que experimentará la mayor inflación y las menores tasas de crecimiento del Grupo de los Siete el año que viene.

Estos males son resultado de unos profundos problemas sistémicos, sin duda; pero Sunak es cómplice de todos ellos. En ningún momento mostró ningún interés serio en abordar, desafiar o rectificar estos problemas. Su postura ante la desigualdad regional, una de las peores entre los países desarrollados comparables, resulta instructiva: cuando era ministro, se jactó de amañar las fórmulas del Tesoro para redirigir los recursos desde las “áreas urbanas desfavorecidas” a otras circunscripciones electorales más ricas, sin que importaran sus necesidades. Su promesa de arreglar la economía, lastrada por un agujero de 40.000 millones de libras en las finanzas públicas y enfrentada a unas peligrosas circunstancias económicas globales, no parece sincera.

Tras 12 años en el poder, el Partido Conservador se ha quedado casi sin ideas. Probablemente, Sunak defenderá de buen grado una idea que perdura: sanear las cuentas recortando en gasto social, de modo que será la gente común la que cargue con ello, en vez de los ricos. Al fin y al cabo, Sunak suscribe las ideas thatcheristas de una mínima intervención del Estado, del individualismo y de la contención en el gasto público. Esta tendencia no es ningún secreto. Durante las primarias que ganó Truss el verano pasado, Sunak escribió en The Telegraph: “Soy thatcherista, me presento como thatcherista y gobernaré como thatcherista”.

Naturalmente, es imposible saber con exactitud qué planes tiene Sunak. (No ayuda nada que no compareciera ante los medios durante las primarias de este mes hasta después de haberlas ganado). No obstante, a juzgar por su historial como ministro y por las primarias del verano pasado, es razonable suponer que, en aras de la rectitud fiscal, pondrá freno al gasto público y recortará las ayudas sociales.

Quién sabe si ese enfoque, ejecutado de forma competente y con cierto aire de seriedad, podrá resucitar las posibilidades electorales del Partido Conservador. Pero ahora que comenzó su mandato, una cosa sí parece segura: Sunak, el salvador conservador, no salvará el país.

Kimi Chaddah (@KimiChaddah_) es periodista independiente británica.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Miles de venezolanos varados en un limbo burocrático en la frontera entre México y EE. UU.

NY Report News

Dos disturbios en el Congreso, dos respuestas distintas

NY Report News

El aumento del flujo de migrantes genera tensión política en Canadá

NY Report News