NY Report News
Image default
AlejandroFreedom of the PressGiammatteiGuatemalaNewspapers

El cierre de elPeriódico asesta un golpe a la democracia de Guatemala

Cuando el diario elPeriódico se fundó en Guatemala en 1996, el país estaba saliendo de una guerra civil cruenta e imperaba la sensación de que se abría un pequeño espacio para la libertad de pensamiento.

Esa apertura se estrechó esta semana cuando elPeriódico, que se ha hecho de renombre y se convirtió en un blanco frecuente de ataques por intentar que los gobiernos de Guatemala rindieran cuentas, publicó su última edición.

El cierre del diario sucedió luego de que su director general fuera encarcelado tras ser acusado de delitos financieros y, como parte del caso, se congelaron sus cuentas, una medida que le dio un golpe económico al medio y ocasionó la suspensión de la edición impresa en diciembre.

El cierre de elPeriódico es el revés más reciente a la democracia guatemalteca, cada vez más frágil, según grupos dedicados a las libertades civiles, en tanto que el presidente Alejandro Giammattei lleva al país hacia una mayor represión, al enfrentarse a sus críticos, entre ellos los medios de comunicación, los políticos de la oposición y el poder judicial.

elPeriódico fue fundado durante una época más esperanzadora, si bien incierta, poco antes de que se firmaran los acuerdos de la paz en diciembre de 1996. El acuerdo puso fin al conflicto armado en el país centroamericano, que duró 36 años y dejó a cientos de miles de personas muertas o desaparecidas.

El conflicto, que es considerado genocidio, diezmó a la población indígena del país y enfrentó a la población.

Durante el despegue de elPeriódico no había líneas claras entre lo que era publicable y lo innombrable. El país se recuperaba de un legado de gobiernos militares y de la represión y asesinato de intelectuales y disidentes.

“Teníamos muchas ganas de ser irreverentes, no necesariamente confrontativos”, dijo Luis Aceituno, uno de entre tres decenas de empleados de elPeriódico que quedaban. En su momento de mayor auge, en 2012, el diario tuvo 400 trabajadores. Pero a lo largo de los años, elPeriódico causó enojo entre la clase gobernante.

Desde que Giammattei asumió la presidencia en 2020, elPeriódico ha publicado decenas de artículos de investigación enfocados en la corrupción gubernamental en su gestión, incluida en el Ministerio Público y en la Corte Suprema de Justicia.

“No obstante la fatiga, las severas condiciones adversas, la humillación y el escarnio, no cesaré en mi lucha por la libertad y la democracia en Guatemala”, escribió en un último editorial redactado desde la cárcel José Rubén Zamora, el director del periódico.

Zamora permanece detenido desde julio pasado, cuando fue acusado de lavado de dinero, chantaje y tráfico de influencias. Ha negado cualquier delito y ha dicho que los cargos son una “persecución”.

El gobierno dijo que el caso contra Zamora no tiene nada que ver con su trabajo como periodista sino con su actuar como empresario.

“Si usted es periodista, ¿tiene el derecho de cometer actos criminales por ser periodista?”, dijo Giammattei en una entrevista con una radio colombiana cuando se le preguntó por el caso. “¿El periodismo le da inmunidad?”.

Otros nueve periodistas de la publicación también están siendo investigados por el gobierno, algunos de ellos debido a que escribieron sobre el caso de Zamora, lo que los fiscales argumentan que constituye una obstrucción de la justicia.

Algunos reporteros en elPeriódico han huido de Guatemala por temor a repercusiones legales por su trabajo.

“Llegó la sensación de que todo se caía, todo estaba conducido a que desapareciéramos”, dijo Aceituno en una entrevista el domingo en su casa en Ciudad de Guatemala, repleta de libros y afiches de películas. “Pasamos de ser un medio prometedor a uno incómodo que luchaba cada día por tener un cierre de edición”.

El cierre de elPeriódico “es una señal horrible para el periodismo independiente en Guatemala y en Centroamérica”, dijo Eduardo Suárez, jefe editorial del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo en Inglaterra. “Lo que estamos viendo en Guatemala es el último ejemplo de cómo la libertad de prensa se está erosionando en la región”.

En Nicaragua, otro país centroamericano donde las instituciones democráticas han sido atacadas, la mayor parte del personal de La Prensa, un periódico que ha publicado artículos que desafían al gobierno, cada vez más represivo, ha abandonado el país.

“Nuestra experiencia demuestra que estos líderes autoritarios aprenden unos de otros”, dijo Suárez. “Utilizan las mismas leyes y técnicas para presionar a los periodistas”.

Desde sus inicios, elPeriódico no tuvo reparos en enfrentarse al gobierno.

Su primer artículo de portada, del 6 de noviembre de 1996, reportaba que el gobierno de ese momento estaba impulsando una ley que pretendía beneficiar a un militar de alto rango. Aceituno recuerda una audiencia entusiasta y un equipo animado por la sensación de embarcarse en una aventura colectiva.

“Había mucha emoción en ir a la redacción”, dijo Aceituno, quien era responsable de la cobertura cultural del periódico y de su edición dominical. “Estábamos juntos y también era un contexto donde la gente defendía la libertad de expresión”.

Como parte del retorno a la democracia en Guatemala, una comisión internacional de investigadores, que comenzó en 2013 y estaba respaldada por las Naciones Unidas, expuso la corrupción generalizada dirigida a la élite del país, lo que llevó a cargos contra expresidentes y ministros, legisladores, jueces y empresarios.

Para elPeriódico y otros medios independientes fue un momento de optimismo que no duró mucho tiempo.

Los avances en el combate a la corrupción en Guatemala han sufrido un retroceso en los últimos años y los jueces y fiscales independientes se han convertido en objetivos de los últimos gobiernos. Desde 2018, se han exiliado 35 operadores de justicia, entre jueces, fiscales anticorrupción y sus abogados.

Las investigaciones de elPeriódico sobre abusos de poder y corrupción durante varias gestiones lo han puesto en la mira del gobierno.

En los últimos 10 años ha sido objeto de numerosas auditorías fiscales por parte de la autoridad tributaria. Zamora, un periodista de renombre internacional que ganó un Premio Internacional a la Libertad de Prensa del Comité para la Protección de los Periodistas, ha sido demandado decenas de veces por el gobierno, incluidas una serie de demandas presentadas por un expresidente y vicepresidenta que aún están en curso.

Ahora, el país se encamina hacia las elecciones presidenciales, a celebrarse en junio, en medio de preocupaciones de que los candidatos de la oposición no tengan una oportunidad justa de contender, según organizaciones internacionales.

Y habrá al menos un medio de comunicación menos para cubrir la contienda.

La portada de la última edición dominical de elPeriódico fue un reportaje sobre el nepotismo en uno de los hospitales más grandes de Guatemala, donde se asignaron puestos clave a familiares del director. El lunes, su último día, el sitio web del periódico lideró una investigación sobre la compra de equipos por parte de la autoridad electoral del país a una empresa que es propiedad de un legislador.

“No desaparece elPeriódico, desaparece la idea de que la libertad de expresión es el sustento de la democracia”, dijo Aceituno. “Quisiéramos ser una metáfora de lo que está pasando en Guatemala”.

Elda Cantú, editora radicada en Ciudad de México, escribe El Times, el boletín en español. Antes de unirse al Times en 2018 como editora adjunta de The New York Times en Español, vivía en Perú, donde editaba revistas. Es originaria de la ciudad fronteriza de Reynosa, México. @eldacantu


Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Elecciones en Guatemala: Arévalo parece cerca de la presidencia

NY Report News

¿Guatemala perderá la batalla por la democracia?

NY Report News

Columbia Sportswear mira hacia Guatemala

NY Report News